Policía en Hong Kong / AFp

Primer condenado en Hong Kong por la Ley de Seguridad

Declaran culpable de terrorismo y secesión a un joven, que se enfrenta a cadena perpetua por exhibir una consigna en favor de las libertades y atropellar a tres agentes

IVIA UGALDE Madrid

Leon Tong Ying-kit, un excamarero de 24 años, se convirtió este martes en la primera persona en ser condenada bajo la Ley de Seguridad Nacional. Hace poco más de un año, apenas unas horas después de la entrada en vigor de dicha norma, el 1 de julio de 2020, era detenido. Su delito: portar una bandera con el lema 'Libera Hong Kong, revolución de nuestro tiempo' que se popularizó en las protestas de 2019, y atropellar con su moto a tres policías antidisturbios. Por ambos hechos ha sido condenado por terrorismo y secesión y ahora se enfrenta a cadena perpetua en un histórico caso que confirma la pérdida de valores democráticos en la excolonia británica desde que pasó en 1997 a manos de China.

Los tres jueces que fallaron en el proceso, que ha durado 15 días, fueron elegidos por la jefa del Ejecutivo autónomo, Carrie Lam, afín a Pekín. Como ella, sostuvieron que el acusado causó «graves daños a la sociedad» al exhibir una consigna que, en su opinión, animaba a la independencia. Además, consideraron que Ying-kit atacó «un símbolo de la ley y el orden de Hong Kong» al no detenerse «en todas las líneas de control y finalmente chocar de forma deliberada contra la Policía».

El fallo causó ayer una profunda conmoción entre grupos de activistas prodemocracia y organizaciones defensoras de los derechos humanos, que denunciaron que al acusado, que se declaró inocente de todos los cargos, se le denegó la libertad bajo fianza. De hecho, desde que fue arrestado permanece en prisión preventiva. Pero sobre todo criticaron que se le privara de un juicio con jurado, una práctica que durante 176 años ha sido uno de los sellos distintivos del Estado de derecho de esta región administrativa especial que constituye el centro financiero mundial.

«La sentencia subraya el hecho indiscutible de que expresar ahora ciertas opiniones políticas en Hong Kong es oficialmente un delito por el que se puede pasar el resto de la vida en la cárcel», lamentó Yamini Mishra, directora de Amnistía Internacional para Asia y Oceanía. «Estamos ante el principio del fin de la libertad de expresión en la ciudad», alertó tras asegurar que supone una «violación del derecho internacional» el hecho de que el joven haya sido acusado de secesión «por enarbolar una consigna política ampliamente utilizada».

En consonancia con China

El Tribunal Superior tiene previsto escuchar mañana los argumentos de mitigación. Después de esto solo quedará esperar ya que se dé a conocer en los próximos días la sentencia definitiva, que podría acarrearle la cadena perpetua a Ying-kit. Los analistas se muestran preocupados ya que el fallo de ayer ha puesto en evidencia que la Justicia hongkonesa interpreta la Ley de Seguridad de forma amplia y severa, en la línea de la de China continental, más autoritaria, y en la cual los opacos tribunales obedecen al Partido Comunista y la condena está prácticamente asegurada para quienes cuestionan al régimen de Pekín.

Desde que la Ley de Seguridad se puso en marcha en Hong Kong -con el pretexto de Pekín de que era necesaria para restaurar la estabilidad- se ha ordenado la detención de 138 personas. De ellas, hay 68 acusadas formalmente, que aguardan a ser condenadas y ahora observan con pesimismo su futuro tras el caso de Ying-kit. La mayoría permanece en prisión, como el reconocido activista prodemocracia Jimmy Lai, dueño del clausurado diario 'Apple Daily'.