europa press

Un expolicía asesina a tiros a 37 personas, entre ellos 22 niños, en una guardería de Tailandia

El asesino, un antiguo policía juzgado por drogas, irrumpe en un centro de educación infantil de la provincia de Nong Bua Lamphu con una escopeta, una pistola y un cuchillo, y mata también a su familia antes de quitarse la vida

PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN ASIA

En una salvajada imposible de entender, un antiguo policía ha matado en una guardería de Tailandia a al menos 37 personas, de las que más de una veintena son niños. Eran las doce y media (siete y media de la mañana, hora peninsular española), justo después del almuerzo, cuando el asesino entró armado con una escopeta, una pistola y un cuchillo en un centro de preescolar de la provincia nororiental de Nong Bua Lamphu, una de las más pobres del país.

Tras disparar primero a cuatro o cinco trabajadores, incluyendo a una maestra embarazada de ocho meses, mató luego a los niños, según informa la agencia Reuters. Tras huir de la masacre en su camioneta, con la que embistió a otros transeúntes, volvió a su casa y continuó la masacre matando a su esposa y su hijo. Luego se suicidó.

Las autoridades han identificado al agresor como Panya Khamrab, un antiguo agente que fue expulsado del cuerpo por drogas. En concreto, «yaba», una metanfetamina popular en Tailandia. De hecho, Khamrab había asistido al juicio por este caso antes de presentarse muy agitado en la guardería, donde no encontró a su hijo y dio rienda suelta a su furia disparando a todo lo que se movía.

A la espera de que se conozcan más detalles y las causas del crimen, el Gobierno tailandés ha expresado su pesar y prometido una investigación a fondo. Conmocionado por la tragedia, el primer ministro, Prayuth Chan-ocha, ha enviado sus condolencias a las familias de las víctimas y ha ordenado que los heridos sean tratados con la máxima urgencia.

En un vídeo que circula por las redes sociales, los familiares de los fallecidos lloran la matanza y, en otro, una mujer responde a un periodista de la televisión tailandesa que en la guardería había «treinta niños, pero solo queda uno con vida».

Imagen del presunto asesino que ha distribuido la Policía.

Aunque los tiroteos son poco frecuentes en Tailandia, en febrero de 2020 un soldado mató a 29 personas e hirió a medio centenar en un centro comercial de la ciudad de Nakhon Ratchasima, al nordeste de Bangkok, por una disputa de propiedad.