Un grupo de mujeres sirias queman una bandera turca en protesta por los bombardeos del domingo. / EPA/AHMED MARDNLI

Erdogan anuncia una «operación terrestre» en Siria para frenar el «terrorismo» kurdo

Ankara promete dar una «respuesta firme» a los ataques por milicias en suelo turco que ya han dejado casi una decena de víctimas mortales

DIANA MARTÍNEZ

«Quienes nos molesten en nuestro territorio lo pagarán». Ésta es la amenaza del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, que no ha dudado en cumplir en respuesta al atentado por parte de «terroristas» kurdos que el pasado día 13 acabó con la vida de seis personas en una calle comercial de Estambul. La premisa del mandatario comenzó ayer con los más de veinte bombardeos llevados a cabo por aviones turcos sobre la ciudad siria de Kobane y las localidades de Al Hasaka y Raqá, bajo control de las milicias kurdas, que dejaron más de medio centenar de muertos. Pero el acto no quedó impune. Varios cohetes fueron disparados en respuesta desde el país árabe contra un puesto fronterizo en la localidad turca de Karkamis causando al menos tres víctimas mortales.

Ante la situación, Erdogan advirtió este lunes que contempla lanzar una «operación terrestre» en Siria, y no se limitará únicamente a una maniobra «aérea». «Las unidades competentes, nuestro Ministerio de Defensa y nuestro Estado Mayor decidirán juntos sobre la potencia con que nuestras fuerzas terrestres» deben actuar, dijo el presidente, quien indicó que se están realizando «consultas» al respecto.

Los últimos ataques –una contraofensiva siria– provocaron la muerte de un niño y un profesor, así como otra víctima sin identificar. El balance fue confirmado por el ministro del Interior turco, Suleyman Soylu, que tildó de «terroristas» a los autores. Y el Gobierno otomano no se quedará de brazos cruzados tampoco en esta ocasión. «Nos gustaría decir a nuestra nación que, tras la operación que tuvo lugar ayer, en la que la organización terrorista –en referencia a la milicia kurdo-siria Unidades de Protección Popular (YPG)– sufrió grandes pérdidas, se dará también una respuesta a este ataque de la forma más firme», advirtió el ministro, quien recalcó que el organismo atacante «no tendrá oportunidad de vivir dentro o fuera de nuestras fronteras».

«Rendir cuentas»

El gobernador de la provincia turca de Gaziantep, Davut Gul, aseguró que cinco proyectiles kurdos impactaron en la localidad y alcanzaron objetivos civiles. El Ministerio de Defensa, por su parte, afirmó que «los traidores, que mostraron su cobardía atacando escuelas, han rendido cuentas por lo que han hecho y seguirán haciéndolo».

El Ejecutivo otomano prevé así una nueva maniobra, aún sin detallar, un día después de haber llevado a cabo la bautizada 'Operación Garra-Espada', en la que «70 aviones y drones» intervinieron contra posiciones del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y las Unidades de Protección Popular (YPG), causando al menos 61 muertos (11 civiles y 50 milicianos). «Se adentraron 140 kilómetros en el norte de Irak y 20 kilómetros en el norte de Siria», subrayó Erdogan.

Los bombardeos no cesan contra los kurdos. Irán atacó este lunes a grupos opositores en la región del Kurdistán, en Irak, provocando el fallecimiento de un combatiente de uno de los grupos disidentes que Teherán acusa de atizar las manifestaciones que sacuden el país desde el pasado 16 de septiembre, por la muerte de la joven kurda de 22 años Mahsa Amini tras ser detenida por la Policía de la Moral por llevar mal puesto el velo. El Gobierno de Iran, por su parte, condenó «enérgicamente» la ofensiva y rechazó que su territorio sea «un terreno de batallas o de arreglo de cuentas».