El jefe de la delegación opositora de Venezuela, Gerardo Blyde, se dirige a la prensa acompañado de otros delegados. / REUTERS

La mano tendida por EE UU sobre las sanciones suaviza la política de Maduro

El Gobierno y la oposición pactan invertir 3.000 millones de dólares de los fondos congelados en el extranjero para mejorar las condiciones de vida de los venezolanos

DAGOBERTO ESCORCIA

Nicolás Maduro está sacando pecho. Habla de una Venezuela que está abriendo un nuevo capítulo hacia la paz que todos los venezolanos anhelan. E invita al mundo a que visite y disfrute de las bellezas naturales, los paisajes, la riqueza cultural y la calidez de los venezolanos. Sostiene que es el mejor destino, que quedarán maravillados porque su Venezuela hoy es preciosa. El líder chavista y presidente de este país sudamericano ha lanzado su mensaje conciliador horas después de que se reanudarán los diálogos y se firmara en Ciudad de México un Acuerdo Parcial entre su Gobierno y la oposición representada por la Plataforma Unitaria. La firma tiene como prioridad el bienestar y la protección de la ciudadanía venezolana, que sobrevive en una grave crisis de los derechos humanos hasta el punto que más de siete millones de personas han marchado del país.

Sin embargo, algo intenta cambiar en Venezuela y no porque el Gobierno de Maduro haya sido el inspirador. Hay otros factores con un peso importante. La guerra energética provocada por el ataque de Rusia a Ucrania, la disposición de la Administración de Estados Unidos de rebajar las sanciones económicas que pesan sobre Venezuela, añadido al giro hacia la izquierda de varios países de la zona como Chile, Brasil y Colombia, que gracias a Gustavo Petro, su nuevo presidente, ha reabierto la frontera con la nación vecina.

El acuerdo firmado en México, en principio, habla de la creación de un gran fondo de unos 3.000 millones de dólares, que provendrían de los activos que tiene el Ejecutivo venezolano congelados en el extranjero. Serían dedicados exclusivamente a paliar necesidades vitales que tiene el pueblo venezolano como es la salud, alimentación, educación y electricidad.

Según declaraciones del coordinador de la delegación de la Plataforma Unitaria al diálogo con el Gobierno, Gerardo Blyde, opositor al régimen chavista, todos esos millones «no se le van a dar a Maduro, se van a proteger a través de la ONU y en procesos públicos y auditables por todos». Según Blyde, lo que se ha firmado es solo una parte de los objetivos dispuestos en el Memorando de Entendimiento aprobado en el 2021. Aclaró que lo fundamental es el reinicio del proceso de una negociaciones que no se han debido de suspender como pasó hace un año. El coordinador de Plataforma Unitaria destacó que «había que atender lo urgente para ocuparnos de lo importante. Ahora vamos a profundizar en la agenda política, condiciones electorales, derechos humanos y liberación de los presos políticos».

Restablecer la democracia

Para que todo esto tan bonito se convierta en realidad, Maduro tiene que dar un paso al frente en el restablecimiento de la democracia, al menos eso es lo que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció casi al mismo tiempo de conocer la noticia del diálogo entre gobierno y oposición en Ciudad de México.

Blyde es consciente que aunque ahora se haya logrado la firma de un acuerdo parcial, la oposición, que en los últimos tiempos ha perdido mucho peso y a Juan Guaidó, que todavía es el líder de la Plataforma Unitaria y el máximo opositor a Maduro, apenas ha ganado nada. Es necesario que en las negociaciones que se llevarán a cabo, en principio, durante el mes de diciembre, presente una agenda de derechos humanos que incluya la liberación de los presos políticos, la reforma del poder judicial, compromisos para reinstaurar el Estado de Derecho, unas elecciones justas y libres, y terminar con la censura y la represión.

El propio Gerardo Blyde es consciente de las dificultades del país y de las pretensiones de Maduro: «El acuerdo, que es importantísimo, no resuelve el problema de fondo», señaló el pasado sábado. Tan alarmante esta afirmación como la que hizo en una entrevista a la cadena NTN24 sobre lo insuficiente que resultará el fondo para recuperar al país: «Venezuela no tiene en este momento, ni en reservas ni en fondos protegidos, el monto que necesita. Estamos como un paciente que necesita las primeras cosas para poder sobrevivir y en este sentido se priorizaron las obras a ejecutar».