Nicolás Maduro, durante una alocución en el Palacio de Miraflores en Caracas. / EFE

Maduro retoma el diálogo con la oposición de Venezuela

La negociación fue suspendida hace un año por el mandatario tras la extradición a EE UU de su presunto testaferro, Alex Saab

LUDMILA VINOGRADOFF Caracas

Los delegados de la coalición opositora de Juan Guaidó y del Gobierno de Nicolás Maduro reanudarán las conversaciones en México este sábado, bajo la mediación de Noruega, tras más de un año de estar suspendidas. Noruega lo confirmó este jueves a través de la cuenta de Twitter 'NoruegaMexCA': «Anunciamos que el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y la Plataforma Unitaria de Venezuela han decidido retomar el proceso de diálogo y negociación en México el 26 de noviembre, facilitado por Noruega. Ahí las partes suscribirán un acuerdo parcial en materia social».

Media hora después, Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, y representante del Gobierno de Maduro en las conversaciones, colgó otro tuit confirmando la vuelta al diálogo, así como la firma del Segundo Acuerdo Parcial para la protección del pueblo venezolano. El acuerdo social atenderá necesidades sociales y servicios públicos como la electricidad. Se trata de recuperar recursos de Venezuela congelados en el exterior para cubrir la salud como los hospitales, vacunas y medicamentos, escuelas, y la emergencia causada por las lluvias. En su comunicado Rodríguez dijo que Camila Fabri, esposa de Alex Saab, lo sustituirá en la delegación oficial chavista «mientras se produce la reincorporación plena de nuestro diplomático». «Estamos convencidos que este acuerdo social abrirá las puertas para avanzar la extensa agenda de diálogo nacional en el cumplimiento de todos sus objetivos por el bien de nuestra patria», concluye Rodríguez.

Minutos después, la Plataforma Unitaria Democrática de la oposición calificaba de «positiva» la reanudación del diálogo. «Desde la Plataforma Unitaria Democrática siempre hemos insistido en la negociación como un instrumento útil para la construcción de soluciones que atiendan la crisis humanitaria compleja que lamentablemente sufre nuestro país».

Previamente, este miércoles, el anuncio extraoficial lo había realizado el presidente de Colombia, Gustavo Petro, quien sin dar mayores explicaciones se adelantó al pronunciamiento oficial del Reino de Noruega como facilitador del proceso sobre el reinicio del diálogo venezolano. El presidente Gustavo Petro aseguró en su cuenta Twitter que la negociación se haría los días 25 y 26 de noviembre.

Presiones

La Unión Europea y aliados regionales como el Gobierno de Colombia han presionado a Maduro para que retorne a este espacio con la oposición; mientras que Estados Unidos ha dicho en repetidas ocasiones que reevaluaría su política de sanciones si Nicolás Maduro hace concesiones políticas, comenzando con el regreso a las reuniones de México.

En octubre del año pasado Maduro suspendió las negociaciones con la oposición porque la justicia de los Estados Unidos extraditó por blanqueo de capitales al empresario colombiano Alex Saab, calificado como el testaferro del régimen chavista. Desde entonces diversas organizaciones nacionales, internacionales y gobiernos extranjeros han intentado sentarlos nuevamente en la mesa de negociaciones como lo hizo hace dos semanas el presidente de Francia, Emmanuel Macron. En efecto, el presidente francés, aprovechando la cumbre del cambio climático en Egipto y el breve saludo de Maduro, lo invitó para que acudiera al Foro de París por la Paz para hablar del diálogo venezolano.

En ese momento, Maduro se mostró encantado por la invitación que le hizo el presidente de Francia y le respondió que enviaría a París a Jorge Rodríguez, jefe de la delegación chavista, para la reanudación del diálogo. Hace 10 días en el Foro de París participó también el representante de la oposición, Gerardo Blyde, quien junto a Rodríguez se comprometieron a retomar las conversaciones en México pronto sin fecha específica. Lo destacable de su iniciativa es que Macron logró el milagro de desatrancar el diálogo estancado. Durante un año se ha intentado varias veces desbloquearlo pero todos han fracasado.

Maduro y Macron, durante la cumbre del clima en Egipto. / AFP

Acuerdos

Entre los primeros acuerdos que se espera se alcancen en esta ronda de diálogo está la creación de un fondo humanitario con cerca de 3.000 millones de dólares congelados en el exterior, que serán administrados por Naciones Unidas para proyectos de salud y la reconstrucción de redes eléctricas en Venezuela, dicen las agencias.

La piedra de tranca es que Maduro exige primero el levantamiento de todas las sanciones que pesan sobre su régimen tanto individuales como nacionales. Pero EE UU ha dicho que si no hace mérito en las negociaciones con la oposición no habrá suspensión de sanciones. Las conversaciones incluirán condiciones para las elecciones presidenciales de Venezuela de 2024 y podrían desbloquear entre 3.000 millones y 2.700 millones de dólares de fondos gubernamentales actualmente congelados por las sanciones, dijo 'Bloomberg'. El plan inicial es que las partes se reúnan en México cada 15 días.

Mientras, el Gobierno de Macron espera que el régimen de Maduro permita el retorno de la empresa petrolera francesa Total a Venezuela. También EE UU prepara el terreno a Chevron para impulsar la producción de crudo venezolano. Chevron Corporation podría obtener la aprobación de Estados Unidos para expandir enormemente sus operaciones en Venezuela, tan pronto como el sábado 26 de noviembre, una vez que el Gobierno venezolano y su oposición reanuden las conversaciones políticas, dijeron el miércoles tres fuentes a Reuters.

La UE da la bienvenida al inicio de las conversaciones

El Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Josep Borrell, ha dado este jueves la bienvenida al acuerdo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana para retomar el sábado en México el proceso de negociación, más de un año después del fracaso del anterior intento. «Millones de venezolanos esperan un acuerdo que responda a sus aspiraciones democráticas y socio-económicas», ha indicado en su cuenta oficial de Twitter, donde ha subrayado que este proceso es «clave» para una «solución pacífica» a la crisis en la que se encuentra inmersa el país.