Nicolás Maduro, presidente de Venezuela / EFE

Maduro y Guaidó llevan su disputa del oro venezolano al Supremo británico

El Gobierno de Boris Johnson intervendrá directamente en el recurso que comienza el lunes

LOURDES GÓMEZ Londres

El duelo entre el presidente Nicolás Maduro y el líder de la oposición Juan Guaidó se traslada, este lunes 19, al Tribunal Supremo británico, en la última fase legal de la saga por el control de 32 toneladas de oro venezolano depositado en el Banco de Inglaterra. Por primera vez desde el inicio del litigio, hace más de un año, el ministro de Exteriores, Dominic Raab, intervendrá directamente en el proceso a través de sus representantes legales.

El recurso enfrenta al consejo de administración del Banco Central de Venezuela (BCV) nombrado por Maduro con una 'junta adhoc' de la misma entidad designada por Guaidó. Ambos reclaman la autoridad sobre los estimados 1.600 millones de euros en reservas del Estado venezolano que la administración de Hugo Chávez dejó bajo custodia de la entidad emisora del Reino Unido. Su sucesor en el Palacio de Miraflores quiere invertir unos mil millones de los disputados recursos financieros para lidiar con el covid a través de programas que canalizaría la ONU, según reiteran sus abogados a lo largo del proceso.

Cinco jueces lores atenderán la apelación interpuesta por el equipo de Guaidó, que esta vez cuenta con el apoyo explícito del Gobierno de Boris Johnson. Sus respectivos letrados retarán el fallo del tribunal de Apelación que dejó abierta la posibilidad de que Londres reconoce a Maduro como «presidente de facto» y a su contrincante político como «presidente de jure». Además de la cuestión de quien detenta la autoridad sobre el oro se revisará la validez de los nombramientos de la 'junta adhoc' y otros decretos emitidos por el líder opositor bajo el amparo de su cargo como presidente de la ya extinguida Asamblea Nacional de Caracas.

Raab mantuvo el reconocimiento de Guaidó como «presidente interino constitucional» incluso cuando el pasado enero la Unión Europea rebajó la consideración al nivel de «dirigente opositor destacado». Esta semana, denunció al «ilegítimo régimen de Maduro» en un mensaje en su cuenta de Twitter en protesta por la detención del político Freddy Guevara y la «intimidación del presidente interino». La posición oficial se detallará ante el Supremo en una intervención de sus abogados prevista para el martes.

Por lo pronto, y según alegatos escritos remitidos al tribunal, el Gobierno declarará que «ya no reconoce» a Maduro «como el válido representante del Estado de Venezuela en el plano internacional». Es la primera vez que repudia públicamente del mandatario chavista desde que el entonces ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, emitió la primera declaración de reconocimiento del «presidente interino constitucional» Guaidó, en febrero de 2019.

Para los abogados del consejo del BCV, la nueva declaración del Ejecutivo conservador es «limitada» y revalida la conclusión de la Corte de Apelación sobre la forma dual de reconocimiento de un presidente de derecho (Guaidó) y otro de hecho (Maduro). «Pienso que es la vía para conseguir lo que quiere hacer el Gobierno británico- esto es, prestar apoyo político en el plano internacional a su candidato o partido favorito sobre el existente- al mismo tiempo que se reconoce la realidad en el terreno de que Maduro retiene el control del país y del Banco central, su embajadora sigue acreditada aquí (la corte de St. James) y continúan intercambiándose partes diplomáticos entre las misiones de Caracas y Londres», declaró a este diario Leigh Crestohl, abogado canadiense, experto en litigios internacionales y socio en la firma londinense Zaiwalla, que representan al banco emisor venezolano.