Fernando Andrés Sabag Montiel / INSTAGRAM

¿Quién es Fernando Sabag Montiel, el hombre que ha intentado atentar contra Cristina Kirchner?

Brasileño, de 35 años, tenía antecedentes por posesión de un cuchillo y frecuentaba webs de grupos radicales, ocultismo y otras más peculiares sobre brujería o 'comunismo satánico'

M.P.

La Policía argentina ha detenido a Fernando Andrés Sabag Montiel por el intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Se trata de un hombre de 35 años de nacionalidad brasileña que cuenta con antecedentes policiales tras haber sido detenido en marzo de 2021 con un arma blanca de 35 centímetros de longitud. Bajo el alias de Fernando Salim Montiel, los investigadores le vinculan con páginas digitales ligadas a grupos radicales, supremacistas o 'expertas' en teorías sobre 'comunismo satánico' o 'coach antisicópatas'.

«No, ni a palos». Montiel se había convertido accidentalmente este verano en un hombre asiduo de la televisión. Al menos dos veces ha salido entrevistado en los típicos programas destinados a conocer la 'opinión de la calle'. «No, ni a palos», respondió en julio a un reportero que le preguntó si le convencía el ministro de Economía Sergio Massa. «Ni Milei, ni Cristina tampoco», agregó en referencia al líder derechista de La Libertad Avanza y a la política que este jueves colocó en el punto de mira de su Bersa de calibre 32.

El joven tiene su residencia en el céntrico barrio porteño de La Paternal, al que llegó en 1993 desde Brasil. Según medios locales, suele emplearse en un «servicio de transporte automotor urbano y suburbano no regular de pasajeros de oferta libre», lo que reforzaría la versión aún no contrastada de que ejerce como conductor para una conocida aplicación de transporte. Si uno se fija en el vídeo grabado sobre el intento de asesinato de Kirchner, podrá percatarse de un dibujo borroso en una de sus manos. Montiel hacía gala de sus tatuajes en las redes sociales; entre ellos, presumiblemente, una emulación del conocido 'sol negro' vinculado al esoterismo nazi y las teorías supremacistas sobre la raza aria.

En realidad, según 'La Nación', frecuentaba con su apodo de 'Salim' webs radicales de grupos propagadores de mensajes de odio que se presentan como «logias» y otras referidas al ocultismo, el neopaganismo y la brujería. Sus perfiles han sido dados de baja tras su detención.

«Tengo que ser notero»

En la segunda de sus intervenciones fortuitas en la televisión, a finales de agosto, Montiel apareció con su novia en la calle Corrientes de Buenos Aires. Ella vendía algodón de azúcar y él revindicaba su orgullo porque con este trabajo podía renunciar a cobrar unas ayudas sociales que «fomentan la vagancia». En un par de ocasiones respondió a los internautas que le criticaban por su visión favorable a la extradición de los inmigrantes. «Justificamos a los extranjeros que trabajan. Pero no estamos de acuerdo con gente que viene de afuera a ocupar una villa y vivir gratis y de planes sin trabajar», les replicó. En referencia a sus críticas a Massa, Milei y Kirchner, Montiel se ufanaba de que «los periodistas me felicitaban diciendo que sé de política, me decían que tengo que ser notero».

El 17 de marzo pasado, el brasileño se encontraba dentro de un vehículo sin matrícula trasera, lo que llamó la atención de un agente de la Policía de Buenos Aires. Se disculpó afirmando que había sufrido una leve colisión por alcance. Al pedirle la documentación del coche, a Montiel se le cayó un cuchillo con una hoja de 35 centímetros, que alegó que portaba como método de defensa propia. Pasó por el calabozo y la Fiscalía le abrió un expediente por posesión de «arma impropia». Pero no pesaba sobre él ningún tipo de medida de restricción de movimientos cuando en la noche de este jueves quiso entrar aparentemente en la Historia como el magnicida de la vicepresidenta argentina.