Dos pasajeros de un autobus observan a un policía durante una protesta en Río de Janeiro. / EFE

Un exalumno con una esvástica mata a tres personas en dos colegios de Brasil

Las autoridades investigan si el atacante, de 16 años, pertenece a un grupo nazi

T. NIEVA

Al menos tres personas han muerto este viernes y otras once han resultado heridas tras un ataque con disparos en dos escuelas en Brasil. El tirador era un exalumno de uno de los centros educativos, que recibe atención psiquiátrica y llevaba una cruz esvástica en la ropa en el momento del ataque.

El agresor, de 16 años, no fue identificado por las autoridades y confesó el crimen cuando fue arrestado por la Policía, pero de momento no ha explicado el motivo del ataque, según relataron las autoridades en una rueda de prensa. El ataque ocurrió en la ciudad de Aracruz, en el estado de Espíritu Santo, con un balance de tres fallecidos, dos profesores y un niño, y once heridos, cuatro de ellos en estado grave.

El joven fue alumno de la escuela Primo Bitti, uno de los centros educativos atacados, hasta el pasado junio, mes en el que se cambió de colegio, por motivos desconocidos por las autoridades. Para cometer el crimen, utilizó una pistola semiautomática propiedad de su padre, un agente de Policía, y un revólver de la Policía.

En su relato, el atacante dijo que planificó el crimen durante dos años y disparó a discreción, «sin un blanco definido», según dijo el secretario de Seguridad Pública regional, Márcio Celante. El gobernador de Espíritu Santo, Renato Casagrande, dijo en la misma rueda de prensa que el joven tiene un «problema de salud mental» por lo que recibe atención psiquiátrica.

También desveló que llevaba una esvástica en la ropa de camuflaje que vestía en el momento del ataque. Las autoridades investigan si pertenece a algún grupo nazi. «Esto muestra cómo la cultura de violencia está presente en algunas personas, y desafortunadamente en algunos jóvenes», dijo Casagrande.

El joven fue a la escuela en el coche de su padre, entró en la escuela Primo Bitti rompiendo el candado de la puerta trasera, fue a la sala de profesores y abrió fuego contra los maestros, que estaban en una pausa entre clases. Después fue al Centro Educacional Praia do Coqueiral, un colegio privado en la misma avenida, y disparó contra varios niños, tras lo cual huyó, pero fue arrestado horas más tarde en una casa de la familia.