Primer ministro libio Abdulhamid al-Dbeibah. / ep

El primer ministro de Libia sobrevive a un intento de asesinato

Atacantes no identificados dispararon varias veces contra el coche en el que viajaba

EUROPA PRESS

El primer ministro del Gobierno de unidad de Libia, Abdul Hamid Dbeibé, ha sobrevivido a un intento de asesinato en Trípoli y ha salido ileso tras recibir varios disparos en su coche por parte de atacantes no identificados en la madrugada de este jueves.

La cadena de televisión Al Arabiya ha informado de que han impactado varias balas en el automóvil del primer ministro libio tras una lluvia de proyectiles por parte de atacantes de los que, por el momento, no ha trascendido ni su identidad ni su número.

El suceso habría tenido lugar en la madrugada de este jueves mientras Dbeibé regresaba a su casa. Varias fotos difundidas por Al Arabiya muestran los impactos de bala, uno de ellos en el cristal delantero del vehículo.

Según han confirmado varias fuentes a Al Jazeera, el primer ministro libio se encontraba sentado en la parte delantera del vehículo junto al conductor y habría salido ileso tras los disparos, procedentes de un arma ligera, probablemente un Kalashnikov.

No quiere dejar el poder

Dbeibé ha asegurado este mismo miércoles que no entregaría el poder al nuevo primer ministro que elegirá la Cámara de Representantes, con sede en el este del país, y ha recalcado que sólo traspasará sus competencias a un gobierno salido de las urnas.

En este sentido, ha manifestado que seguirá trabajando y ha rechazado el proceso iniciado por la Cámara de Representantes tras el aplazamiento de las elecciones presidenciales previstas para el 24 de diciembre, según ha recogido el diario 'The Libya Herald'.

La Cámara de Representantes ha anunciado que elegirá este jueves a un nuevo primer ministro, con el exministro del Interior Fazi Bashaga y el desconocido Jaled Bibas como principales candidatos, un proceso que no cuenta con apoyo internacional.

Libia cuenta desde marzo de 2021 con un gobierno de unidad tras un proceso de conversaciones para unificar las administraciones enfrentadas, después de que las autoridades asentadas en Trípoli, reconocidas internacionalmente, repelieran en 2020 la ofensiva lanzada un año antes por el comandante Jalifa Haftar, jefe de las fuerzas del este de Libia, contra la capital.

Con la celebración de estos comicios, que ahora no tienen fecha, Libia buscaba dar carpetazo a la crisis institucional abierta en el año 2014 y a la inestabilidad que sufre desde la captura y ejecución en octubre de 2011 del que fuera líder del país Muamar Gadafi en medio de la revuelta contra su régimen.