Un grupo de militares pasa junto a vehículos calcinados por los enfrentamientos en Trípoli. / AFP

Los enfrentamientos entre milicias rivales elevan a 32 los muertos en Libia

La ONU insta a «entablar un diálogo real para abordar el actual estancamiento político y no utilizar la fuerza para resolver sus diferencias»

DIANA MARTÍNEZ

Libia tiene el riesgo de sufrir una «guerra civil en las próximas horas», afirmó ayer el Gobierno de Unidad del país, con sede en Trípoli, que llamó a la movilización general de la población ante los combates que han estallado en la última jornada entre milicias rivales y ante el avance de fuerzas leales a la Administración. Los enfrentamientos entre grupos armados en la capital dejaron desde el viernes hasta ayer al menos 12 muertos y 87 heridos, una cifra que este domingo se ha elevado a 32 víctimas mortales y 159 lastimados, según un nuevo balance del Ministerio de Salud.

Los combates, con armas pesadas y ligeras, se dan entre los dos gobiernos que se disputan el poder en Libia desde marzo. Uno tiene su sede al oeste de Trípoli y está dirigido por el primer ministro de unidad, Abdul Hamid Dbeibé, desde 2021, como resultado de un proceso de paz liderado por Naciones Unidas tras un anterior ciclo de violencia. El otro está encabezado por el exministro del Interior Fathi Bashagha, radicado en Sirte (en el centro del litoral del país), y cuenta con el apoyo del mariscal Jalifa Haftar, hombre fuerte del este.

El primer ministro de unidad libio acusó a actores externos e internos de estar detrás de los ataques. «Queremos elecciones, y quien quiera gobernar Libia a través de golpes, armas y fuego, le decimos que está soñando», dijo al diario 'The Lybia Observer'. Sus palabras llegan después de una ofensiva con drones. La Fuerza de Operaciones Conjuntas (FOC) del Gobierno de Unidad Nacional informó del uso de vehículos aéreos no tripulados para atacar un convoy militar de las fuerzas del grupo armado afiliado a Usama Juwaili. Éste, por su parte, precisó que, pese a que algunas de sus unidades han sido atacadas y han respondido militarmente, «nadie» sería tan «imprudente» de usar drones, ya que «esto cambiaría radicalmente las reglas de enfrentamiento».

Occidente ha implorado a las autoridades que se abstengan de tomar medidas que incrementen la violencia. La misión de la ONU en el país pidió ayer «un cese inmediato de las hostilidades», citando «enfrentamientos armados en curso, incluidos bombardeos indiscriminados medianos y fuertes en vecindarios poblados por civiles» que habían dañado hospitales. Este domingo, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha instado a «entablar un diálogo real para abordar el actual estancamiento político y no utilizar la fuerza para resolver sus diferencias».

Negociadores egipcios

La Embajada estadounidense, por su parte, afirmó estar «muy preocupada» por los enfrentamientos. Además, negociadores egipcios han puesto en marcha una iniciativa de emergencia para lograr un alto el fuego entre las partes y evitar a última hora que Trípoli acabe de nuevo inmersa en una guerra civil.

Este país lleva más de una década en crisis y en repetidos episodios de conflicto armado tras la caída del dictador Muamar Gadafi en un levantamiento respaldado por la OTAN en 2011. Desde entonces, ha habido una decena de gobiernos y no se ha conseguido celebrar elecciones presidenciales debido a las fuertes divergencias.

La Cámara de Representantes, con sede en el este, dio por finalizado el mandato de Dbeibé por el aplazamiento de las presidenciales de diciembre y acabó nombrando a Bashaga, en el inicio de un conflicto que se ha extendido al sector energético del territorio, imprescindible para sostener la economía de una nación arruinada tras años de guerra civil. Bashaga ha intentado tomar el control de Trípoli en dos ocasiones (el 22 de julio, los enfrentamientos dejaron 16 muertos y alrededor de 50 heridos) antes de renunciar para evitar una lucha armada en firme. Dbeibé llegó al poder tras el histórico alto el fuego 2020 que puso fin a un año de combates entre las fuerzas de Trípoli y del este del país, lideradas por el mariscal rebelde Jalifa Haftar.

Temas

ONU, Libia