Vendimia tardía, pero de calidad

Rosa Rodríguez
ROSA RODRÍGUEZ

La ola de calor de julio y el mal tiempo que hizo en agosto ha provocando un retraso de tres semanas de media en la vendimia en buena parte de Canarias. En islas como Lanzarote ya prácticamente ha concluido y en otras apenas acaba de comenzar, pero en general la uva que se está recolectada es de buena calidad. Se esperan superar los 10 millones de kilos.

Más de diez millones de kilos de uvas se esperan recolectar en las once denominaciones de origen (DO) de Canarias cuando concluya la vendimia que en algunos puntos de las Islas se inició en agosto y que en otros no concluirá hasta principios de noviembre. La de este año está siendo una vendimia «tardía» porque en la mayoría de comarcas se ha retrasado entre dos y tres semanas con respecto a otros años, aunque eso no está afectando de manera especial a la cálida de la uva, que dicen en las distintas DO «es muy buena».

La ola de calor de julio y luego la lluvia y el mal tiempo que hizo en agosto dio como resultado un verano «atípico», dice Mary Paz Gil, gerente de la DO Tacoronte-Acentejo, en el que el cultivo, sin embargo, ha sobrevivido porque «la uva llegó muy sana del invierno». Ha tardado en coger grados y eso ha retrasado la recolección, que, además, dicen en prácticamente todas las DO, «está siendo muy lenta porque hay que seleccionar los racimos afectados por botritis» consecuencia de las lluvias de agosto.

En las cinco denominaciones de origen de Tenerife se esperan recolectar cerca de cinco millones de kilos de uva, una cifra similar a la de 2014, mientras que en Lanzarote ya se han cogido más de tres millones de kilos, lo que hace que haya un excedente de uvas de entre 300.000 y 500.000 kilos que, previsiblemente, se vendan a bodegueros adscritos a la DO Islas Canarias, que embotella vino con uvas procedentes de todo el Archipiélago.

En Gran Canaria, que realizó a finales de julio la primera vendimian del hemisferio norte, se espera incrementar entre un 10% y un 15% la recolección del año pasado y superar los 550.000 kilos. El gerente de la DO Vinos de Gran Canaria, Luis López, relata que en las zonas donde llovió en agosto se ha tenido que hacer una selección «casi racimo a racimo», pero también destaca la «buena calidad» de la uva.

En general, las denominaciones de origen hablan de «cosechas abundantes», aunque mucha de la uva probablemente se quedará en el campo porque la lluvia de agosto la pudrió.