Valerón sopla hoy 39 velas con el ascenso en mente

Ignacio S. Acedo
IGNACIO S. ACEDO

Juan Carlos Valerón sopla hoy 39 velas y lo hace con un deseo explícito: poder celebrar el domingo el regreso a la máxima categoría con la UD. Para eso vino el verano pasado y para eso está crecido. Más allá de su fútbol privilegiado, ha asumido el papel de líder en el momento más importante, tal y como se pudo apreciar en las imágenes captadas por Canal Plus a la conclusión del partido en Gijón, cuando, en mitad de la piña que hicieron sus compañeros, recordaba que el objetivo todavía no estaba conseguido. No es usual ver a Valerón encabezando arengas ni alzando la voz. Pero la ocasión lo merece y no ha dudado en dar un paso al frente. Siente que se trata de una oportunidad única, salvados los accidentes de una temporada con luces y sombras, y, pese a que no termina de asentarse en el once titular de Josico, su motivación no puede ser mayor.

El Flaco ha completado una campaña notable, participando en 43 partidos, 36 de los cuales con la condición de titular, con cuatro goles y tres asistencias en su haber. Aplaudido y reclamado en todos los campos, su fichaje era una apuesta sobre seguro que, con el tiempo, se ha reforzado con creces. En caso de superar con éxito el cruce decisivo frente al Córdoba, Valerón celebraría su segundo ascenso con la camiseta. El anterior, en la temporada 1995-95 fue a Segunda División, en el entonces equipo dirigido por Pacuco Rosales.

Ahora, dieciocho años después, tendría un sabor especial por tratarse del regreso a la máxima categoría. Con un contrato que vence en dos semanas y un futuro todavía por definir, un éxito como el que desea ayudaría, sin duda, a estirar una campaña más su larga y fecunda carrera. Porque pasear por el Bernabéu o Nou Camp con la amarilla sería cumplir un sueño para el que puede llegar a tiempo.