Una cosecha escasa e irregular

La vendimia de este año acaba casi de arrancar y lo que era una sospecha se empieza a hacer realidad. La cosecha será no solo escasa, sino muy irregular, lo que obligará a viticultores a hacer una segunda vendimia cuando maduren los racimos que ahora quedan verdes. Se estima una merma con respecto a 2015 de entre el 20% y el 50% de la producción de uva.

La vendimia ya ha arrancado en toda Canarias y en todas las Islas la sensación que se respira es la misma: la cosecha de este año va a ser «escasa y, además, muy irregular» desde Lanzarote hasta El Hierro. En eso coinciden en los once consejos reguladores que hay en el Archipiélago, que estiman que este año se recogerán entre un 20% y un 50% menos de uvas. Las condiciones meteorológicas que se han dado este año, con un invierno cálido y una primavera más bien fría han provocado esa irregularidad en la brotación que ha llevado que en una misma vid haya racimos maduros y en su punto para vendimiar y otros aún con el racimo casi sin cerrarse. Los viticultores de Lanzarote son los más pesimistas, pues ya están viendo que este año -el 7 de agosto se vendimiaron los primeros racimos- no llegarán siquiera al millón de kilos de uva, lo que supone menos de un tercio de la cosecha de 2015, que fue de 3,7 millones de kilos, los que entraron en la bodega del Consejo Regulador de la Denominación de Origen (DO) Vinos de Lanzarote, y más de 4,3 millones de kilos en toda la Isla. De hecho, el año pasado quedó uva sin recogerse. Darío Pérez, técnico de Bodega, estima que, «siendo optimistas», se vendimiarán entre 500.000 y 700.000 kilos de uvas. En Gran Canaria la vendimia arrancó antes que nunca, a mediados de junio, pero Luis López, presidente del Consejo Regulador de la DO de la Isla, avisa de que este año será «muy tardía». López estima, ahora que ya empieza a llegar uva a la bodega del Consejo Regulador, que la cosecha mermará hasta un 30% con respecto a 2015, cuando se cortaron 573.000 kilos. El Hierro arrancó ayer mismo la vendimia y el presidente de la DO, Alejandro Déniz, cree que la cosecha de este año será en torno a un 30% menor a la de 2013. En esta Isla, además de la meteorología, han afectado de manera importante las enfermedades, en especial el oídio. En las cinco DO de Tenerife las previsiones son dispares y van desde el 50% de pérdida de la cosecha en Tacoronte-Acentejo hasta el 20% en Abona. En 2015 se cosecharon 4,5 millones de kilos en la Isla.