Una ciudad más conectada

Loreto Gutiérrez
LORETO GUTIÉRREZ

Optimizar la movilidad como herramienta de cohesión social. El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, aseguró ayer en Madrid que la mejora de conectividad urbana por la que apuesta será una «palanca contra las desigualdades» y la puerta hacia una ciudad «más inteligente».

Conectar los barrios, que la gente pueda moverse por la ciudad con facilidad, que todas las zonas urbanas sean accesibles. Este es el eje básico del proyecto para Las Palmas de Gran Canaria que Hidalgo expuso ayer en Madrid dentro del ciclo de conferencias Smart City organizado por Nueva Economía Fórum. «La movilidad es el verdadero banderín de enganche contra las desigualdades», aseguró, «porque es lo que da musculatura al funcionamiento de la ciudad», añadió.

El proyecto estrella del Ayuntamiento para promover la movilidad urbana es el BRT -Bus Rapid Transit, en sus siglas en inglés-, un sistema de transporte colectivo en guaguas de alta capacidad -entre 190 y 210 viajeros- y alta frecuencia de paso, con un funcionamiento similar al de un tranvía o un metro en superficie.

La importancia del BRT radica, según expuso Hidalgo, no sólo en su capacidad de conexión sino en su papel como instrumento para la mejora de la cohesión social. «Está demostrado que la movilidad es un factor clave para romper dinámica de la desigualdad», aseguró, «y el BTR es en este sentido un sistema eficaz que ya funciona con éxito en Latinoámerica y se está tomando como modelo en Estados Unidos y en Europa, en ciudades de tamaño medio de Francia», añadió

Recordó el alcalde que los barrios del Cono Sur de Las Palmas de Gran Canaria están a «años luz» del nivel de desarrollo social del resto de la ciudad. «Que en una ciudad de 380.000 habitantes haya 50.000 parados y que la cifra no baje desde hace siete años es insostenible», expuso, «la transformación urbana que buscamos necesita inversión y actividad económica para crear empleo. Para eso es fundamental la movilidad», reiteró.

El objetivo es que la primera fase del BRT entre en funcionamiento en un plazo de 6 años, con un presupuesto inicial de 100 millones de euros, que va a ser financiado en un 50% por el Banco Europeo de Inversiones.