Un millón en pagos irregulares

Francisco Suárez Álamo
FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO

La investigación en la llamada Operación Brisan ha acreditado la existencia de una trama entre cargos electos, funcionarios y empresarios de Santa Brígida que permitió pagos supuestamente fraudulentos por importe de un millón de euros con cargo al Ayuntamiento de Santa Brígida. Los interrogatorios giraron en torno a esos pagos.

Según los datos que obran en el sumario, y a los que ha tenido acceso este periódico, en el periodo comprendido entre los años 2001 y 2005, el importe de los pagos presuntamente irregulares realizados por el Ayuntamiento de Santa Brígida a diversos empresarios locales rondan el millón de euros. De esa cifra, casi 800.000 euros corresponden a las áreas bajo responsabilidad del ya ex concejal Luis Troya, que fue detenido esta semana en el curso de la Operación Brisan y quedó en libertad con cargos y sin fianza, al igual que el resto de detenidos.

De las pesquisas de la Guardia Civil por mandato del Juzgado de Instrucción Número 1 de la capital grancanaria se deduce que entre Luis Troya, y los exalcaldes Antonio Díaz y Carmelo Vega se articularon diferentes tramas cuyo modus operandi era similar: los cargos públicos tramitaban encargos a empresas locales saltándose los procedimientos administrativos regulados; funcionarios municipales encargados accidentalmente de las labores de Intervención visaban dichas operaciones -en la mayoría de los casos a posteriori- y los empresarios locales fraccionaban los pagos en cantidades muy reducidas con intención de no dejar rastro.

Ése habría sido el caso de los pagos entre el Ayuntamiento y la ferretería regentada por Luis Troya, así como con los negocios de hostelería de Carmelo Vega y otras personas de su entorno. En este último caso, hay facturas cuya validez se cuestiona y que alcanzan los 200.000 euros. Esos pagos, según las fuentes del caso consultadas por este periódico, fueron, cuando menos, «arbitrarios». Al menos dos de esas facturas llamaron la atención del juzgado por su elevado importe: una de 9.000 euros, aproximadamente, y otra de 12.800 euros.

Ahora, una vez que los detenidos declararon ante el juez, queda por aclarar si había nexo de unión entre Carmelo Vega, Antonio Díaz y Luis Troya o si cada uno actuaba de manera independiente. De las declaraciones se deduce, a fecha de hoy, que no hay unidad de acción en la defensa y al menos uno de los detenidos habría manifestado ante los investigadores su sorpresa al conocer cómo operaban quienes fueron sus compañeros de pleno.

En este sentido, cobra especial valor el ofrecimiento hecho por Carmelo Vega al juez de aportarle información valiosa sobre operaciones relativas al área de Urbanismo, lo que podría ampliar la investigación en curso.

A Cuba.

Entre los gastos cargados al Consistorio satauteño y cuya justificación no se encuentra documentada están varios viajes a la isla de Cuba realizados supuestamente por Antonio Díaz, que fuera alcalde en el último tramo del anterior mandato. En uno de esos desplazamientos habría ido acompañado de un abogado y los pagos realizados por dicho concepto por el Ayuntamiento rondan los 6.000 euros.