Baloncesto-Liga Endesa

Un alocado proceso de selección en el que atrae Pepu Hernández

En el deporte profesional español se han dado pocos casos tan estables como la relación del Gran Canaria con sus entrenadores. En 22 temporadas en la ACB, el club claretiano solo ha tenido cinco técnicos, tantos como los que tiene ahora como candidatos a relevar a Pedro Martínez.

El club trabaja sobre un patrón alto, en donde solo hay nombres con prestigio. Uno de los que más atrae en las interioridades de la entidad es el de Pepu Hernández, el seleccionador con el que España fue campeona del Mundial de Japón en 2006.

Hernández es uno más en una lista en la que se encuentra Aíto García Reneses, amigo íntimo de Joaquín Costa, Fotis Katsikaris o Sito Alonso. Además, Canarias Radio señalaba ayer que Sergio Scariolo cierra su etapa en el Baskonia ofreciéndose a la entidad grancanaria.

Pepu Hernández reúne el cartel que gusta en el club. Más allá de su experiencia y su conocimiento táctico, el argumento de que Pedro Martínez no continúa porque le faltaba ambición para crecer y hacer del equipo favorito para ganar la próxima Copa del Rey en la Isla solo será entendido públicamente si se firma un entrenador de mayor prestigio. Y en el mercado no hay muchos. Sito Alonso o Katsikaris no lo son, por ejemplo.

En cualquier caso, se trata de entrenadores con unos baremos salariales bastante altos. El Cabildo, impulsor de la salida de Martínez de la entidad, apuesta por mantener su inversión de tres millones en el club. Con lo que hay margen económico para abordar la contratación de un entrenador caro.

Hay jugadores, como Javier Beirán o Xavi Rey, que finalizan su relación con la entidad. Se entiende que en su momento se les firmó un salario superior a lo que hoy debe ofrecer el club, por lo que se estudiaba ofrecerles cantidades más bajas. Con algunos se habló antes de comunicar a Pedro Martínez que no seguiría formando parte del proyecto. Si se ahorra dinero por ahí, podría ayudar en contratar un entrenador con mejores emolumentos.

Hernández lleva dos años sin entrenar. Tras su etapa en la selección (2005-2008) ha entrenado a Joventut y Estudiantes, club al que ha estado vinculado toda su vida. Ahora, entre sus ocupaciones está la de conferenciante dando charlas sobre liderazgo a ejecutivos. También está involucrado en proyectos solidarios.