ENTREVISTA: ROBERTO GUERRA

«Toca esperar de nuevo, pero mi ilusión sería renovar aquí»

02/07/2013

Tras firmar una temporada donde ha demostrado que tiene aún mucho baloncesto de calidad por ofrecer, el isleño, sin equipo tras cumplir contrato con el Gran Canaria, encara un verano con su futuro en el aire pero satisfecho tras la buena imagen mostrada en su vuelta a la ACB.

— Se puede decir, tras lo visto la pasada temporada, que Roberto Guerra está de vuelta. 
— Me siento orgulloso y estoy muy contento por la temporada. Primero, a nivel colectivo, las cosas funcionaron muy bien desde el principio, y a nivel personal fue fantástico porque he podido demostrar que estoy a un nivel óptimo físicamente hablando, y además que soy un jugador válido para el Gran Canaria y para jugar en ACB.

— Sin embargo, era normal que al principio hubieran dudas sobre su rendimiento. ¿Se sintió presionado en ese aspecto?
— Seguro. Es algo que desde mi lesión he vivido con ello, porque es normal que si la gente lleva un tiempo sin verte lo lógico es que tenga dudas. Pero pienso que desde el primer momento las fui disipando y demostrando que con mi edad todavía soy un jugador con años por delante y que me encuentro en un buen momento de forma para jugar.

— Vaya temporadón ha hecho el Herbalife Gran Canaria...
— Desde luego que sí. Es más, creo que en  las semifinales con el Barça todos nos quedamos con la sensación de que podíamos haber hecho un poco más. Dentro de esa ambición que teníamos y que creamos, al final la forma de caer en las dos semifinales [Playoff y Copa] en ese momento nos dejó un sabor amargo, aunque está claro que viéndolo ahora se valora mucho más todo.

— ¿Con qué semifinal se queda?
— Es difícil quedarse con una, pero quizás con la del Playoff, donde eliminar a uno de los mejores tres equipos de la ACB como es el Laboral Kutxa tiene muchísimo valor.

— Fue de menos a más hasta ganarse minutos de calidad.
— Y estoy muy orgulloso precisamente de eso. Al principio no tenía un hueco definido en el equipo, pero fui ganándome poco a poco la confianza del entrenador  y los minutos. Sobre todo aportando un poco de todo en el campo, que es como soy yo realmente.

— A pesar de firmar una gran temporada, ha cumplido el contrato pactado con el Gran Canaria y está sin equipo. Vuelve a la misma situación del año pasado.
— Sí, pero dentro de una situación parecida de incertidumbre ahora creo que estoy en una situación mejor, ya que haber podido aportar en un equipo como el Gran Canaria que ha hecho un temporadón y considerándome un jugador importante, creo que para mí ha sido un relanzamiento, y mucha gente ha podido ver mi nivel de juego.

— ¿Y en este sentido el club le ha propuesto algo?
— Toca esperar. Me imagino que el club tendrá que cuadrar sus cuentas y a partir de ahí empezar a confeccionar la plantilla. Está claro que me gustaría que pudieran contar conmigo y que me vieran como una opción y una pieza importante. Tengo ilusión porque eso sea así. Tampoco cierro ninguna otra puerta, pero obviamente no engaño a nadie si digo que mi primera opción sería seguir. 

— ¿Encara el verano con tranquilidad o todo lo contrario?
— Estoy tranquilo sobre todo porque pienso que he hecho bien mi trabajo, y que he demostrado que tanto a nivel físico como de aportación al juego vuelvo a estar a un nivel alto. Lógicamente tengo esa incertidumbre de saber qué va a pasar con mi futuro, pero pienso que tarde o temprano saldrá algo. Si es en el Gran Canaria mucho mejor, pero es algo que no está en mi mano totalmente.

— Después de esta gran temporada, lo normal sería que siguieran muchos de los del año pasado...
— Si fuera por mí renovaría a toda la plantilla. Pero al final esto es un negocio, entre comillas, donde hay muchos intereses y todo depende de números y pretensiones tanto del club como de los jugadores.

— Igualar o superar lo logrado será muy difícil esté quien esté.
— Igualarlo va a ser difícil, pero también pienso que es una motivación y un aliciente para los jugadores que estén poder hacerlo o incluso superarlo.

— Superarlo supone una final...
— Siempre he pensado que la ambición es muy buena, y creo que después de lo que se ha logrado este año incluso estaría mal no tener esa ambición de superarla. Pero en ningún momento el Gran Canaria tiene que olvidar que lo que le ha dado éxitos es la humildad, saber que cada temporada se parte prácticamente desde cero. Partir desde la humildad y saber quiénes somos es vital.