El escándalo de '18 Lovas'

"¿Te acuerdas de la que dijo que la habías dejado 'preñá'?"

ETIQUETAS:

El sumario del caso 18 Lovas transcribe una charla del proxeneta Agustín Alemán en la que habla con un cliente –detenido y luego puesto en libertad– y, para darle referencia de una chica, le refresca la memoria diciendo que es «una que estuvo contigo, la que creía que se había quedado preñá».    

Las diligencias previas abiertas por el Juzgado de Instrucción número 2 de la capital grancanaria por el escándalo de prostitución de menores, que usaba como tapadera la agencia de modelos y gogós 18 Lovas, desveladas en primicia por CANARIAS7,  dan cuenta de una serie de conversaciones telefónicas intervenidas al vecino de Agüimes Agustín Alemán Barreto, Yino –actualmente en prisión preventiva–, con su cliente Domingo Hernández –en libertad provisional, acusado de acostarse con menores a cambio de dinero– en las que hablan de niñas de centros de acogida y de jóvenes con angustias económicas,  como objeto de sus deseos sexuales y mercancía adquirible.

En el sumario se puede leer que el 27 de agosto pasado, Domingo Hernández llama al número de Yino –intervenido por orden judicial– y le informa de que está interesado en «contactar con una de las chicas con las que ya había tenido una cita en otras ocasiones», detalla el Servicio de Atención a la Familia (SAF) de la Policía Nacional.

«Tetillas».. «¿Tú no tenías el teléfono, te acuerdas de aquella, una de Las Palmas, que era una (un nombre de pila), una guapita, rubia, y la otra, más, que bajó conmigo a Arinaga (...), una que bajaste que tenía diecisiete, dieciocho años, a Arinaga, que se llamaba (el mismo nombre), gordita ella, que estaba en un centro de acogida?»,  pregunta Domingo. Yino le replica que no se acuerda. Domingo insiste: «Una rubia con tetillas», y Yino parece caer: «Ya, te paso el número por WhatsApp».

Unos 40 minutos después,  Domingo llama a Yino porque –según deduce la Policía– el contacto de la chica que le ha pasado por WhatsApp le ha fallado. La  joven «ya no se dedica a esto». Yino le habla de otra chica, de la que dice que cree que Domingo ya la conocía: «Una, sí, que estuvo contigo en el piso de Carrizal, la que dijo  que... quería... que creía... que se había quedado preñá [sic], porque te habías corrido dentro y todo, y no sé qué, ¿te acuerdas?». Domingo responde, «¡Ah, sí, sí, sí!», y Yino sigue: «Esa es una. La que te mandé. Morenita es. Ella tiene dieciocho y después te mandé a una amiga de ella, que se fue tal del Centro y que estaba con el novio (...)».

Domingo Hernández responde: «Ah, esa, yo creo... ¿y la que... la que me mandaste la otra que me... corrí dentro, esa sí... ¿no fue la que estuve con ella en Arinaga?». Yino le reconduce: «No, esa es de, la de Arinaga, un que se fue pa Lanzarote, la rubita. Y la otra... se  quedó embarazada».