Tavares, elegido en el puesto 43 del Draft por Atlanta Hawks

David Ojeda
DAVID OJEDA

Walter Tavares es pura historia. No solo por tener una vida de cuento, que también. Aquel niño gigante que Raúl Rodríguez y Carlos Frade fueron a buscar a Cabo Verde fue elegido en la madrugada del jueves por los Atlanta Hawks en el número 43 del Draft.

Aunque algunas previsiones lo situaban entre los puestos 34 y 36, Tavares fue finalmente escogido en segunda ronda por los Atlanta Hawks. La franquicia de la ciudad del estado de Georgia se reserva los derechos del pívot de 222 centímetros del Herbalife Gran Canaria cuando se entienda que es el momento adecuado para trasladar su carrera a la NBA.

Los Hawks cuentan en su plantilla con el mexicano Gustavo Ayón, Al Halford y el macedonio Pero Antic como pívots. Y, además, completaron sus elecciones en el Draft con Adreian Payne (15) y Lamar Patterson (48).

En Atlanta se mira con especial interés el mercado español. Así ha sucedido con la elección de Edy Tavares, único representante de la Liga Endesa, y las del año pasado con Muscala, Nogueira y Raulzinho Neto. Todos jugadores con presencia ACB.

La llegada de Tavares a la NBA no parece inmediata. Se espera que continúe en Europa con ese proceso de formación que se ha ido definiendo desde que llegara a Gran Canaria hace cinco años y en el que han intervenido muchas personas.

El jugador caboverdiano, el primer representante en la historia de su país elegido en el Draft, firmó recientemente un nuevo contrato con el Herbalife Gran Canaria. En él se recogía una vinculación por tres temporadas más (hasta 2017) y se especificaba una cláusula para agilizar su salida a la NBA. Un blindaje de cara al mercado europeo pero que hará más flexible una marcha al baloncesto norteamericano.

Tavares lleva semanas en Estados Unidos. Está trabajando en los entrenamientos de varios equipos. Ya se ha ejercitado con Miami, Indiana, Boston y Atlanta, precisamente la franquicia que le ha elegido en el Draft. Además, Memphis será otra parada en su gira estadounidense. Los resultados están siendo tan positivos que se valora la posibilidad de que amplíe su círculo de entrenamientos.

Acompañado. Walter Tavares tuvo al lado durante el evento el apoyo de los rostros más familiares de su vida en los últimos años. Estuvieron Raúl Rodríguez y Carlos Frade, técnicos del Gran Canaria en aquellos años y las dos personas que viajaron a Cabo Verde a comprobar su inmensa estatura y reclutarle para la cantera. También se encontraba Himar Ojeda, responsable de la parcela deportiva claretiana durante su captación y hoy, además, colaborador en Europa de Atlanta Hawks. Y también, además, dos nombres que compartieron muchas horas con el en La Vega de San José como el director de tecnificación, hoy en el San Isidro, Ermis Papakonstantinou y el empleado de la entidad Alejo Melero, persona importantísima en su rutina diaria en Gran Canaria.

Tavares colgó en las redes sociales una foto con ellos y la leyenda: «Juntos desde el principio...».