Baloncesto-Liga Endesa

Sergio Rodríguez, la amenaza que susurra el mismo acento

18/04/2013

El Real Madrid aterrizará en Gran Canaria con el impulso de su pletórica exhibición en la Euroliga ante el Macabbi y el liderato ACB. El equipo de Laso, una obra de autor, tiene muchos nombres para imponer respeto. Y en el Granca el que asusta es Sergio Rodríguez.

El base tinerfeño está en la cumbre de su carrera. El estilo de baloncesto veloz que promueve Laso en el Real Madrid se  ha ajustado como anillo al dedo a las prestaciones del director de juego insular. En la reciente eliminatoria de cuartos de la Euroliga ha acaparado el protagonismo, siendo considerado como el elemento diferencial de la dominante actuación del líder de la Liga Endesa.

En el Gran Canaria se presume que el exjugador de Portland Trail Blazers y New York Knicks será una pieza fundamental en la resolución del partido del domingo (11.30 horas). Es más, hay quien fundamenta el extraordinario rendimiento blanco en su figura. «Para mí Sergio Rodríguez es la clave de la fantástica temporada del Real Madrid. Y eso es algo de lo que me alegro mucho porque es canario», sintetizaba ayer el escolta grancanario Roberto Guerra.

Sergio Rodríguez está de dulce. Ahora mismo está completando su mejor temporada con el Real Madrid, y sus estadísticas particulares se acercan a sus mejores números en el baloncesto ACB, los que consiguió jugando para Estudiantes en la temporada 05/06, justo antes de marcharse a la NBA.

Rodríguez ha mejorado en muchos fundamentos del juego, por ejemplo en el tiro exterior (ha convertido 41 de 91 lanzamientos, el  45% de acierto), que es el mejor dato de su carrera.

El jugador tinerfeño siempre firma magníficas actuaciones cuando es el Herbalife Gran Canaria el oponente. Como muestra el encuentro de la primera vuelta, donde marcó sus mejores registros de la temporada: 20 puntos, seis rebotes, dos asistencias para 28 de valoración.

No obstante, en el Gran Canaria se habla con respeto del potencial del rival de este fin de semana: «El Real Madrid está hecho para jugar dos competiciones. Tiene una plantilla tremenda y todos los jugadores, los que más juegan y los que menos, son muy peligrosos», explica Roberto Guerra; «Una plantilla muy larga, con muchas individualidades en las que, si frenas a uno, se sale otro, y así sucesivamente, son determinantes en todas las posiciones. Por ello, desde el inicio deben sentirse incómodos en nuestra pista», subraya el capitán Tomás Bellas.