"Sandy" causó una "devastación inimaginable" en la costa de Nueva Jersey

EFE

El huracán "Sandy" ha causado una "devastación inimaginable " en la costa de Nueva Jersey, donde continúa la evacuación de residentes atrapados por las inundaciones con la ayuda de la Guardia Nacional, informó este martes el gobernador del estado, Chris Christie.

En estos momentos unos 2,4 millones de residentes están sin energía eléctrica y se calcula que llevará más de una semana recuperar el servicio, explicó en una rueda de prensa.

El rescate de residentes de la costa, donde muchas casas fueron arrancadas de sus cimientos y arrastradas por los vientos y corrientes, ha obligado a abrir más albergues, entre ellos uno en el aeropuerto Teterboro, que el lunes cesó sus operaciones.

"No hay palabras para describir lo que los residentes de Nueva Jersey han vivido en las últimas horas", dijo Christie acompañado por miembros del gabinete y agregó que había hablado varias veces con el presidente Barack Obama sobre la ayuda para su estado.

Christie destacó que su mayor preocupación en este momento es el rescate y evacuación, para lo que usan vehículos especiales de la Guardia Nacional que pueden transitar en el agua, así como restaurar el servicio de energía eléctrica.

Aseguró que le tomará tiempo saber la magnitud de los daños en ese estado, donde también hay árboles sobre las vías de los trenes, razón por la cual el sistema de la NJ Transit está paralizado, así como el tren Path, que viaja desde la ciudad de Newark hasta la de Manhattan en Nueva York y que estará al menos una semana fuera de servicio, ya que sufrió daños severos.

"Nunca pensé que podría ser tan malo. Nunca pensé que vería casas en medio de la autopista", dijo el gobernador, que denotaba el cansancio de las últimas horas de alerta en ese estado.

En cambio, la autopista que recorre el estado de norte a sur y comunica Nueva York y Boston con Washington, ya ha sido reabierta.

El gobernador Christie tiene previsto hacer un recorrido en helicóptero por la zona costera, en el sur del estado pero no tocó tierra por la magnitud de los daños.

"Está más allá de cualquier cosa que pensé que vería. Terrible", reiteró.

En estos momentos hay unos 2,4 millones de hogares sin energía eléctrica, el doble de lo que provocó el huracán "Irene" que azotó Nueva Jersey en 2011, y que tomó ocho días en restaurarlo.

"Esta vez tomará mucho más tiempo", según explicó el gobernador y agregó que 98 centros sanitarios no cuentan con suministro de energía.

"Nos tomará meses recuperarnos de esto", afirmó Christie y aseguró que en este momento está centrado en las necesidades de los residentes y restauración de los daños y no en la cercana campaña electoral.