Rivero hurga en la división de CC

14/10/2014

La soberanía compartida ha cogido con el pie cambiado a Coalición Canaria. Paulino Rivero no informó a los órganos de su partido de la decisión de publicar en todos los periódicos del Archipiélago un artículo en el que definía un nuevo marco constitucional y modelo de gobierno en las Islas. La paciencia de Fernando Clavijo comienza a agotarse. 

Los miembros de CC se encontraron con el artículo de Rivero en las tertulias de las cadenas de radio y más de uno se quedó mudo. El presidente regional no advirtió a sus compañeros de que lanzaría a los ciudadanos el concepto de «soberanía compartida» proponiendo un cambio de la Constitución que convierta la «soberanía geográfica» de Canarias en una «soberanía que nos permita avanzar en las políticas propias», sentenció.

El presidente del grupo parlamentario nacionalista, Jose Miguel Ruano, manifestó que «esta es una opinión personal de Rivero». El también secretario de Organización de CC considera que es una aportación del presidente regional a la conferencia política que tendrá CC el próximo 25 de octubre aunque «me hubiera gustado que Rivero hubiera hecho estas manifestaciones en el marco del debate que está abierto», dijo.

Al secretario general de CC, José Miguel Barragán, le tocó poner los paños calientes. Así, decidió señalar que el artículo de Rivero, contaba con el apoyo del partido porque «no dice nada que no se haya dicho antes» y «no traspasa ninguna línea roja» del ideario de los nacionalistas.

Sin embargo, el sector del candidato de CC a la Presidencia del Gobierno de Canarias en 2015, Fernando Clavijo, que reúne a los secretarios insulares, ha exigido una reunión urgente en el seno del partido. Fuentes de la organización admiten que el artículo de Rivero les ha cogido por sorpresa y que Clavijo está muy enfadado por los pasos que está siguiendo el presidente regional.

No solo reprochan que este concepto ideológico no ha sido discutido por los órganos de CC, también que haya firmado como presidente de Canarias, y no del Gobierno de Canarias, y que se lance al ruedo sin el respaldo del partido y sin coordinarse con Clavijo, que es quien se la juega en las próximas elecciones.

La lista de desplantes es larga: la pregunta de la consulta sobre las prospecciones ; la reforma de la Ley de la Prestación Canaria de Inserción; la reforma fiscal... El sector de Clavijo exige a Rivero que cumpla con la promesa hecha el día que perdió la carrera de la candidatura y no dejé fuera al alcalde de La Laguna.