Piden medidas extraordinarias en los servicios de Urgencias

Odra Rodríguez Santana
ODRA RODRÍGUEZ SANTANA

Los representantes sindicales de médicos y enfermeros piden medidas excepcionales para solventar la situación de sobrecarga asistencial que sufren los servicios de Urgencias de los centros de salud y de los hospitales a causa de la gripe. La afluencia de pacientes se ha triplicado en los últimas semanas. La afluencia de pacientes a las urgencias de los centros de salud y de los hospitales se ha triplicado en los últimos meses a causa de la gripe y la calima: no solo se atiende a los pacientes habituales afectados de gripe sino, además, se asiste al enfermo crónico mayor con complicaciones multipatológicas y que debe ser ingresado en planta. Médicos y enfermeros piden «medidas excepcionales para solventar «la sobrecarga asistencial y la precaria organización de los servicios de Urgencias. «El desolador y complejo» panorama al que se enfrentan los equipos de profesionales de las urgencias hospitalarias estaba «claro que ocurriría; era y es previsible porque pasa todos los años y cada vez va a peor por el perfil del enfermo», señala Francisco Domínguez, secretario provincial de Satse Las Palmas. Los profesionales «no se cansan de mostrar su preocupación sobre cómo están atendiendo la paciente», afirma. Los sanitarios del Doctor Negrín e Insular aseguraron a este periódico, en su edición del pasado miércoles, estar «preocupados y saturados» y denunciaron «que así, como están trabajando, es imposible dar una atención de calidad». «No sabemos qué más hacer o decir para que los responsables de la sanidad pública entiendan la situación que se vive, casi a diario, en estos servicios», apostillaron. «Lo más frustrante es estar chapoteando en el barro, llegar a casa y dudar del trabajo que has realizado», puntualizaron. Carmen Nuez, presidenta del Sindicato Profesional de Médicos de Las Palmas, señala que el colapso de las urgencias en los centros de salud y hospitales es «por oleadas y lo peor está por venir». Insiste en afirmar que los servicios «no se están planificando correctamente al no aplicar medidas extraordinarias», y eso requiere de un «esfuerzo por parte de de las gerencias y administración sanitaria que «deben concretar de una vez qué y cómo lo van a hacer».