Luis Goytisolo: "La literatura está al margen de las nacionalidades"

ANA MENDOZA / EFE

El escritor Luis Goytisolo, galardonado este jueves con el Premio Nacional de las Letras Españolas, ha practicado desde siempre una literatura innovadora, exigente y que hace reflexionar, y esa concepción del oficio de narrador no entiende de fronteras y "está al margen de las nacionalidades".

En esos términos se expresaba esta tarde Goytisolo en un encuentro con periodistas que tuvo lugar en la sede de la Real Academia Española, horas después de saber que había ganado el citado galardón en reconocimiento a toda su carrera literaria, un premio que ha sido "una total sorpresa" para él y que ni siquiera sabía que se fallaba hoy.

Lo llamó esta mañana el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, cuando salía de su casa de la provincia de Tarragona y emprendía viaje hacia Madrid. Luego lo llamó el ministro José Ignacio Wert y, una vez en el AVE, decidió desconectar el teléfono móvil, que no dejaba de sonar.

Está "muy contento", aunque no acaba de gustarle el nombre del premio y cree que sería mejor que se llamara Premio Nacional de las Letras de España, porque el actual induce a "confusión territorial y lingüística". También podrían darse por aludidos los escritores de Hispanoamérica, pero el premio "solo está circunscrito a España", opinaba Luis Goytisolo.

Tampoco le gusta que digan de él que es "un escritor catalán". Se considera "escritor barcelonés", porque nació en Barcelona, pero no ha escrito "ni una línea en catalán" y habla "mal" esta lengua, por lo que no cree que se merezca la denominación de "novelista catalán". "Podría ofender" a quienes sí han desarrollado su obra en este idioma.

Este gran escritor, autor de esa obra maestra que es la tetralogía de "Antagonía", está "satisfecho" en líneas generales con su carrera literaria, aunque nunca ha sido "un 'best seller'". "Yo escribo para mí mismo y para aquellos a los que les gusta mi forma de escribir", asegura.

El autor de "Diario de 360 grados" no cree que la época actual sea "el mejor momento" para leer novelas de calidad, las suyas o las de cualquier otro escritor, y así lo explicaba en su ensayo "Naturaleza de la novela", premiada este año con el Anagrama de Ensayo.

Y es que Goytisolo afirma que la lectura "depende mucho de los hábitos sociales", y estos han cambiado profundamente en los últimos veinte años "a través de las diversas pantallas". El tiempo que se le dedica a todos los aparatos electrónicos "es tiempo que se le sustrae a la lectura del libro tradicional".

También influye en el panorama incierto que Goytisolo ve para la novela "el ritmo de los mensajes cortos y de los microrrelatos", para los que sí se presta más la tecnología actual. "Leer una novela en una pequeña pantalla me parece complicado, y, en ese sentido, no son buenos tiempos para la novela", decía el escritor, académico de la Lengua desde 1995.

Su literatura, asegura, "no es compleja", aunque sí requiere la participación del lector. Si escribe algo irónico, "el lector tiene que pillar la ironía, y hay mucha ironía en mis obras".

Actualmente, trabaja en un ensayo largo sobre la novela y el inconsciente, y eso le ha llevado a releer toda su obra, entre la que elige sin dudarlo "Antagonía", una de las empresas literarias más importantes del siglo XX y que Luis Goytisolo concibió en las semanas de aislamiento que vivió en la cárcel de Carabanchel en 1960. "Esos días de aislamiento fueron muy positivos", asegura.

Dentro de su obra, también se queda con "Estela de fuego que se aleja" (Premio de la Crítica), "Estatua con palomas" (Premio Nacional de Narrativa), "Diario de 360 grados", "Liberación" y "Oído atento a los pájaros".

Goytisolo se siente "un poco ajeno" a las pretensiones independentistas de una parte de la sociedad catalana. Ha vivido largas temporadas en Barcelona, una ciudad que le encanta, pero actualmente vive en el campo y pasa varios días a la semana en Madrid. Espera trasladarse pronto a la capital española.

"Vivo bastante de lejos las demandas independentistas. Son burbujas que aparecen y que luego desaparecen. Hay una base real de nacionalismo, sin duda, pero creo que es algo minoritario", afirmaba el autor de "Las afueras".

Este escritor se siente "un novelista español" y se siente "muy cómodo con este idioma", y reconoce que su literatura tiene algo de "atípica".

En las literaturas de otros países también hay escritores atípicos, como Faulkner en Estados Unidos o Proust en Francia, comentaba.

"La literatura está al margen de nacionalidades. Hay una interrelación por encima del idioma", subrayaba Goytisolo, a quien le gustaría recibir el Premio Cervantes.

"No iba a ser yo quien lo desdeñara llamándose Cervantes", concluía el escritor.