Los cacos se ceban con el 'wind' en el Sureste grancanario

ETIQUETAS:

Usuarios de las playas del Sureste aptas para la práctica del windsurf, kitesurf o buceo, incluidos turistas, vienen sufriendo reiterados robos en sus vehículos. Los tres últimos ocurrieron en unos días en Vargas. Entre lo robado  hay material peligroso. La Guardia Civil descarta que sea una banda. Los deportistas,  «hartos», piden actuar. 

Practicantes del windsurf, kitesurf o buceo,  entre los que se incluyen muchos turistas, sufren desde hace un tiempo reiterados robos en sus vehículos, que dejan aparcados en zonas habilitadas alejadas del área del baño con material deportivo, personal y laboral en las playas del Sureste como Vargas y Cabrón en Agüimes y las de Bahía de Formas, Pozo Izquierdo y las Salinas, en Santa Lucía. Los deportistas dicen estar «hartos» y piden reaccionar ya ante una situación que dura años y que se viene repitiendo en ocasiones, con mayor intensidad, como lo sucedido la semana pasada en Vargas.

En esta ocasión, un usuario disfrutaba de la playa. Se acercó en dos ocasiones a su vehículo, estacionado en la zona habilitada para parking, «pero a la tercera, en solo media hora, habían forzado la ventanilla y sustrajeron todo. Mi documentación, la cartera, el portátil, las llaves,  documentos de empresa y lo peor, un maletín con  bombas de medición de contaminantes, que precisan de equipos de protección para su manipulación», relató el joven que prefiere no desvelar su identidad por motivos de seguridad.

Estos hechos ocurrían el 15 de septiembre, tres días después de que los cacos también robaran en otro vehículo en la misma zona, según datos de la Guardia Civil, a quien no le consta un tercer hurto, perpetrado también en Vargas unos días antes, mientras la comunidad de windsurfistas rendía homenaje a Ventura, un compañero. Pero el caso no fue denunciado oficialmente. Este es precisamente uno de los requisitos exigidos por el cuerpo de seguridad para incrementar la vigilancia. Según datos oficiales, se contabiliza una media de un robo al mes en estas playas, cuando los usuarios triplican la cifra. Según datos extraoficiales, en las Salinas, las sustracciones son habituales.  

Los cacos vigilan incluso con prismáticos al deportista hasta que  entra al agua. «Entonces  actúan a sus anchas», comenta otro afectado de Bahía de Formas, que protesta porque solo dejan estacionar en el talud, alejado de la orilla, «y si aparcas en la zona inferior, te multan».    

Los turistas que visitan estas playas , por sus excelentes condiciones para la práctica de estos deportes, sobre todo Pozo Izquierdo, son de los más afectados por los robos, al no tomar medidas y convertirse en presa fácil. Alertan que ésto puede ahuyentar a estos visitantes de una comarca que se vende como turismo deportivo. 

Fuentes oficiales de la Guardia Civil avanzaron que en el caso de los dos últimos robos denunciados en Vargas están siendo investigados varios sospechosos. Recuerda que comete delito tanto el que roba como el que adquiere el material robado. Descarta que quienes operan sean de una banda organizada y que haya oleada de robos. Entre otros consejos, las mismas fuentes insisten en que hay que interponer denuncia, que puede interponerse previamente en   Internet. Asegurarse  de  que el coche esté bien cerrado; no dejar objetos de valor a la vista; informar a los cuerpos policiales de cualquier persona sospechosa o que merodea por los coches; no tocar nada del vehículo; y dar aviso inmediato al 112.