Borrar
Las estrellas de la NBA y su naturalidad abrumadora

Las estrellas de la NBA y su naturalidad abrumadora

Viernes, 17 de julio 2020, 09:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En Gran Canaria estos días se está produciendo un hecho insólito y, probablemente, irrepetible, pues en cualquier momento uno puede toparse con una decena de estrellas de la NBA. Y es que los jugadores americanos se desenvuelven con total cotidianidad en la Isla.

Ayer los vecinos de El Tablero pudieron observar como una expedición americana de unos cien componentes llegaba al pabellón del municipio para ejercitarse y preparar el amistoso ante Eslovenia.

Los americanos llegaron escoltados por un fuerte dispositivo de seguridad. Las inmediaciones del recinto estaban acordonadas y vigiladas en todo momento por efectivos de la policía local, policía nacional y seguridad privada. Era casi imposible inmortalizar la visita norteamericada debido a la gran protección a la que estaban sometidos.

Cuando faltaban unos minutos para el final del entrenamiento los jugadores accedieron a la entrada de los medios y a la conclusión de dicha sesión preparatoria todos se pusieron a merced de los periodistas desplazados. Con una gran naturalidad y una facilidad de acceso a ellos asombrosa todos evaluaron como «amazing» su estancia en la Isla.

Tan natural era todo que incluso dos mitos de la historia del baloncesto americano como Clyde Drexler o Dominique Wilkins, que acompañan a la expedición, pasearon por los aledaños del pabellón y presenciaron el trabajo de los hombres de Mike Krzyzewski.

Incluso Derrick Rose, que en los instantes finales de la sesión realizó trabajo en el gimnasio, cuando ya había acabado el tiempo de los periodistas, y ante el deseo de estos, no dudó en hablar para la prensa antes de volver a vestuarios.

También se aprovechó la estancia de la selección de Estados Unidos en la Isla, para que el jugador de los Golden State Warriors, Stephen Curry, una de las figuras del combinado americano, dejara la huella de sus manos en un molde que posteriormente pasará a la pared del Gran Canaria Arena junto a la de otros grandes deportistas que han visitado Gran Canaria.

Las estrellas de la NBA rompieron todos los esquemas. A pesar de contar con un despliegue policial digno de una repción real, los americanos se desenvolvieron en el entorno con una naturalidad aburmadora. Incluso a la salida alguno como James Harden se saltó perímetro de seguridad para fotografiarse con los aficionados que se agolpaban a las puertas del pabellón. Estados Unidos disfrutó de Gran Canaria y Gran Canaria de ellos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios