Lari: "Decidí hacerme mago por un libro de Tamariz"

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO

El mago catalán Josep Maria Lari «llevaba toda la vida» con la idea de hacer un espectáculo de magia de gran formato hasta que por estrenó Ozom!, en Barcelona. Este próximo fin de semana desembarca en el teatro Cuyás con este montaje familiar, donde conviven el humor, el ilusionismo y la magia.

Normalmente, a la magia se llega por los libros», asegura por teléfono Josep Maria Lari, que en su caso también cumplió con esta norma no escrita. «Decidí hacerme mago tras leer un libro de Juan Tamariz. Es bonito empezar en este oficio gracias a un libro», apunta el máximo responsable y protagonista absoluto del espectáculo de magia de gran formato que se representa los próximos viernes y sábado, a partir de las 20.30 horas, en el teatro Cuyás de la capital grancanaria.

«Es muy chulo que Ozom! vaya hasta Canarias. Cuento con dos formatos, uno pequeño y todoterreno, y otro mucho más grande. El segundo apenas lo movemos en giras, porque requiere desplazar a mucha gente. Por eso me alegra tanto poder llevar Ozom! hasta el teatro Cuyás. Cuenta con una escenografía enorme, así como un diseño de luces bestial, con muchos ayudantes, bailarines... Creo que como espectador se agradecen mucho este tipo de apuestas», explica el mago catalán.

Este montaje ha supuesto todo un reto vital para Josep Maria Lari. «Es un compendio de lo que he hecho durante 25 años. Llevo toda la vida con este espectáculo en la cabeza. Se trata de una gala de magia con cuatro magos y un presentador. Yo asumo los cuatro personajes», explica sobre este espectáculo.

Lari reconoce que le gusta mucho «teatralizar la magia». «Me encanta esto de desaparecer ante los ojos de los espectadores y convertirme en otra persona. En este espectáculo me pongo en la piel de cinco personajes. Me he encariñado con los cuatro magos a los que doy vida durante Ozom! Son muy especiales y están inspirados en personas reales. Uno de ellos, por ejemplo, se inspira en un cura que hacía magia ante el público con la sotana puesta», desvela entre risas. En concreto, durante este show, se transforma en el maestro de ceremonias Mag Lari, y en los magos Gin Clark, Cirici Pascual, Wenceslao Padró y Goretti.

«La caracterización es muy heavy y rápida. Me pongo pelucas, prótesis y me cambio de vestuario con tanta rapidez que el público no se puede creer que siempre soy yo. Durante el espectáculo, cambio de vestuario 14 veces. En Barcelona hemos estado tres meses en cartel y el público sale encantado», dice.

Ozom! es un montaje para toda la familia. «La magia es tanto para niños como para adultos. No es verdad que sea algo para niños. En este montaje, por ejemplo, conviven dos niveles de humor. Hay números que llegan más a los niños y otros que van destinados a los adultos», explica sobre una obra cuyo título es una transcripción, «fonéticamente libre», del término inglés «awesone» (se puede traducir, literalmente, como impresionante o increíble).

Josep Maria Lari cree que en España se hace actualmente «muy buena magia». «Siempre he pensado que hay poca cantera de magos. Somos poquitos, pero una de las cosas positivos que tenemos es que todos apostamos por hacer magia en los teatros», asegura.

Temas

Magia