Borrar
Última hora Raúl Díaz reconoce el asesinato de Romina Celeste y será condenado a 15 años, 9 meses y cuatro días de prisión
La última Selectividad mira a los refugiados

La última Selectividad mira a los refugiados

Marta Ramos

Jueves, 1 de enero 1970

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El drama de los refugiados sirios y la gestión de esta crisis por parte de la Unión Europea marcó ayer el inicio de las últimas pruebas de acceso a la universidad (PAU) a las que se encaran 9.218 estudiantes canarios que buscan la obtener la mejor calificación y cumplir con sus expectativas de futuro.

Eran las 9.00 horas y el nerviosismo de cientos de alumnos preuniversitarios invadía los pasillos de las facultades de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), de las sedes de Telde y del sur y de Fuerteventura y Lanzarote. Muchos de ellos trataban de calmarse antes de enfrentarse a la primera prueba, la de Lengua, y otros apuraban hasta el final para dar un último repaso. El resultado que obtengan en los exámenes puede determinar su futuro.

A las 9.30 horas, ya sentados por filas y con las mochilas en el fondo del aula para evitar la tentación de mirar de reojo los apuntes, los profesores entregaron el examen, en el que se exigía un comentario crítico de texto. La prueba incluía dos opciones, la primera consistía en un artículo de opinión publicado en el diario El País llamado 18 sirios, del periodista Jorge M. Reverte y la segunda incluía el poema Las Islas en que vivo, del canario Pedro García Cabrera. Los aspirantes a universitarios tuvieron que resumir y comentar los textos propuestos, ambos sobre el drama de los refugiados sirios, en 90 minutos.

Tras esta prueba, los bachilleres comentaban que el examen «fue más fácil de lo que parecía». «Son más los nervios previos que el examen en sí», comentaba la estudiante Silvia Herrera, quien añadía que lo más complicado de la selectividad es «el extenso temario», al que ha dedicado «dos semanas de estudio a piñón y muchas horas de descanso». En la misma línea se manifestó su compañera Paula Nuez, quien dijo que «si se hace un buen bachillerato no hay que tener miedo».

El segundo examen de las asginaturas troncales fue el de Lengua Extranjera (Inglés, Alemán, Francés o Italiano). En esta prueba, en la que también se ofrecen dos opciones, hay una parte de comprensión lectora, otra deuso de la lengua y una tercera de expresión escrita.

Ya por la tarde, los alumnos se enfrentaron a los exámenes de Historia de la Filosofía y de Historia de España. Los bachilleres que escogieron la primera asignatura se encontraron con dos opciones. En la primera de ellas cayó un fragmento de Kant, un clásico de la selectividad, mientras que el pensador Nietzsche centró la otra alternativa. En esta asignatura, los futuros universitarios tuvieron que leer un texto, realizar un comentario y responder algunas preguntas.

El resto de estudiantes tuvieron que elegir entre trasladarse a 1874 para hablar sobre la Restauración en España y a la década de 1930 para contar cómo fue la Segunda República o viajar hasta 1939 para escribir sobre la dictadura franquista y la posterior trancisión democrática. Tras haber vivido ayer una jornada intensa, los alumnos continúan hoy la PAU con la fase específica.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios