La UD abandona la Segunda B

24/06/2006

¡Histórica y atronadora victoria amarilla! La Unión Deportiva Las Palmas logra el deseado ascenso tras batir (1-0) al Linares con un gol de Marcos Márquez a los 20 segundos del comienzo de la segunda parte. Los más de 30.000 entusiasmados seguidores que llenaron el Estadio de Gran Canaria se dirigen a la Plaza de La Victoria para continuar la celebración. Canarias7.es felicita al equipo y a la afición.

La Unión Deportiva Las Palmas se ha deshecho del Linares en la eliminatoria por el acceder a Segunda, tras el 1-0 registrado esta noche que, unido al 2-2 de la ida, le permite abandonar el infierno de la categoría de bronce tras dos años de lucha.

Con el de hoy, el equipo grancanario, arropado por más de 32.000 aficionados, suma su segundo ascenso a esta división después del logrado hace exactamente una década de la mano de Pacuco Rosales -en esta misma jornada ha repetido este mismo hecho con la UD Vecindario-, aunque, por aquel entonces, los amarillos estuvieron cuatro campañas consecutivas arrastrándose en Segunda B.

En su primera temporada al frente del club, Miguel Angel Ramírez ha logrado un éxito deportivo que tendrá repercusiones en el futuro económico, pues permitirá afianzar el final favorable del proceso concursal que aún no ha concluido y que ha de conducir al club a su saneamiento definitivo, tras liberarse de una deuda superior a los 60 millones de euros.

La labor del presidente ha sido esencial para el resurgir de una Unión Deportiva que arrastraba un lustro de decepciones. Todo arrancó con el descenso a Segunda en la etapa de Fernando Vázquez (temporada 2002-03). Dos temporadas en Segunda y otras tantas en Segunda B hicieron que la afición desertara y dejara al equipo peleando entre la indiferencia y las críticas por una irregularidad que parecía crónica.

Pese a que este curso también ha estado marcado por la marcha de técnicos (Josip Visnjic) o fichajes decepcionantes (Curro, Lolo, Cabeza o Jaime), la llegada de Juanito al banquillo en marzo permitió enderezar el rumbo en lo referente a resultados.

Con la dosis de suerte necesaria en los vencedores -la clasificación frente a la Real Sociedad B en la primera eliminatoria se decidió en el último minuto del partido de vuelta en Anoeta-, Las Palmas regresa al mapa nacional por la puerta grande y le espera un año en el que podrá reeditar sus duelos de máxima rivalidad con el Tenerife o con otros históricos como Málaga, Cádiz o Alavés, así como el novedoso derbi insular frente a la UD Vecindario.