ETIQUETAS:

La 28ª Feria del Libro de la capital grancanaria ha sido un éxito de público y de ventas. Así lo reconocía este lunes el vicepresidente de los libreros de Las Palmas, Antonio Rivero, que afirmó que esta edición ha sido la mejor de la última década, esto es, desde que se organiza en el parque de San Telmo.

Los libreros que participan en la 28ª Feria del Libro de la capital grancanaria «en general, están contentos con las ventas y con la afluencia de público», afirmó ayer el vicepresidente del gremio en Las Palmas y responsable de Canaima, Antonio Rivero.

«Los que hemos estado otros años manejamos cifras superiores a otras ediciones. Seguimos en la línea ascendente de los últimos cuatro años», añadió Rivero. «Y hay gente que hacía 20 años que no venía a la Feria, como la librería Doramas, de Arucas. Este año han venido y están contentos», aseguró.

Rivero recordó que en la historia de la Feria hubo «años muy buenos», en concreto, dijo, cuando la cita se organizaba en Triana. «Los históricos lo recordarán», señaló. Sin embargo, desde que se trasladó al parque de San Telmo, hace ya una década, esta ha sido «la mejor».

«Han sido cinco días intensos», afirmó Rivero, quien al ser preguntado por una estimación sobre el aumento de las ventas y de público, explicó que era «muy difícil de calcular», pero «la sensación que tenemos», continuó, «es que ha venido más otros años. Por decir una cifra en consonancia con las ventas, diría que un 10%».

Rivero achacó parte del éxito al nuevo modelo de gestión de la Feria, un modelo mixto en el que ha bajado la aportación pública y ha ascendido de forma notoria el patrocinio privado. «Hay detalles que corregir, aunque año a año va mejor, no nos dormimos en los laureles. Tenemos más ideas para implementar aunque ya en esta edición hemos tenido novedades, como la colaboración con el palacete Rodríguez Quegles, la fiesta de Yo fui a EGB o las actividades infantiles en Triana y sus aledaños».

Por otro lado, aseguró Rivero, hay más librerías. Si en 2015 batió un récord con la participación de 17 establecimientos este año se marca un nuevo listón pues hay 18. «Lo bueno de la Feria es que haya un número importante de librerías. Hace cuatro años éramos siete», señaló Rivero.
Por primera vez, la cita comenzaba con dos días laborales. «Fueron muy bien, aunque los mejores han sido el sábado y los festivos», admitió Rivero.