La Matula cambia silla mecánica por carretera

17/05/2010

Tienen 220 escalones pero como dice Matías del Toro, «si vas cargado son 240». Se refiere a la calle Felicidad, donde el Ayuntamiento había previsto colocar una escalera mecánica. Sin embargo, la calle es tan estrecha que sólo da para una silla mecánica, como las que usan los minusválidos en casa.

ETIQUETAS:

Los vecinos de la calle Felicidad, en La Matula, están que  trinan. Si la escalera mecánica no era la solución, imagínense una silla. «Eso lleva un motorcito que tarda ocho minutos en avanzar un metro», explica el presidente de la asociación de vecinos Princesa Guayarmina, Pedro Hernández, «voy a tener  que salir a las ocho de la mañana para bajar las escaleras».


Antonio Calcines,  otro vecino, apunta otro problema: «¿Y si coincidimos cuatro para subir qué hacemos? ¿Esperamos a que la silla suba y baje?».

A esto hay que añadir un inconveniente más. La calle Felicidad, en la que viven unas cuarenta familias, tiene casas a ambos lados, con puertas y ventanas, lo que obligará a colocar la silla por tramos, a izquierda y derecha, para evitar condenar las salidas de las viviendas.
 

Texto íntegro en la edición impresa.