«La gente tiene que participar en el urbanismo»

21/06/2007

el director de ordenación del territorio, urbanismo y vivienda del ayuntamiento plantea la necesidad de que los vecinos den legitimidad a las acciones urbanísticas. en su opinión, la acción municipal debe responder a la pregunta individual ¿Y de lo mío, qué?

ETIQUETAS:

--¿El hecho de no haberse presentado en las listas a la campaña supone una mayor carga de responsabilidad para usted?
--Sin duda. Soy consciente de que tengo que ser el más trabajador de la junta de gobierno. Al fin y al cabo mis compañeros han sido elegidos por los ciudadanos. Espero que mi gestión sea positiva y que aporte más trabajo y más diálogo.
--¿Qué proyectos marcarán sus primeros pasos a la hora de dirigir el área de Urbanismo?
--Los ciudadanos perciben los grandes ejes: casi el 50% del perímetro de la ciudad es litoral y de él sólo se aprovecha un porcentaje pequeñito en la playa de Las Canteras, Las Alcaravaneras, La Laja, el Puerto. El anterior gobierno intentó poner en marcha alguna de las ideas pero la falta de entendimiento con las otras fuerzas políticas y con la ciudadanía hizo que fracasara. En materia de urbanismo hay propuestas de largo recorrido pero también hay propuestas de corto plazo. Las Palmas de Gran Canaria tiene que dar una imagen de estar más acabada y tenemos el reto de conectar los barrios con la ciudad baja. Las Palmas de Gran Canaria no tiene su plan adaptado a las directrices y ese es un objetivo prioritario. Espero que el equipo técnico tenga muy avanzado la adaptación a las directrices. Estos proyectos de gran envergadura tendrán que continuar en otro mandato y ahí se van a tener que sumar otros recursos. Por las palabras de Jerónimo Saavedra, la idea fuerza va a ser la participación ciudadana. El urbanismo tiene que tener legitimación democrática pero no porque las decisiones las tomen las personas elegidas sino porque tengan un respaldo democrático. Hay que popularizar el urbanismo. La gente tiene que participar para que se dé respuesta a la pregunta de lo nuestro qué. En esta ciudad se va a llamar a la participación.
--¿Qué modelo de ciudad aportará el grupo socialista?
--Su embrión está en la nueva ley del suelo. El Ayuntamiento va a empezar su gestión con la ley 9/2007 que apuesta por el desarrollo sostenible con lo que tendremos también que trabajar con la Concejalía de Néstor Hernández. Una idea fuerza es el derecho de ciudadanía. Vamos a una ciudad compacta, compleja y quremos que venir a Las Palmas de Gran Canaria sea muchísimo más atractivo.
--Defina la ciudad que se encuentran a su llegada al gobierno municipal.
--Las Palmas de Gran Canaria ha sido una ciudad de procesos espontáneos. En toda Canarias ha habido espontaneidad, que es una forma de hablar de actuaciones no ajustadas al planeamiento. Las Palmas de Gran Canaria tiene que tener un planeamiento previo y las intervenciones tendrán ese marco. El planeamiento será flexible porque nadie tiene la varita mágica para saber cómo va a ser la ciudad que queremos para los próximos quince años. Pero sí tratará del cosido y la integración de los barrios en una forma urbana coherente en un territorio que apenas tiene 100 kilómetros cuadrados. El planeamiento no será sólo de lo urbano sino que será de ordenación integral. He visto sorpresa por la creación de una concejalía de agricultura y ganadería y da la impresión de que para algunos Las Palmas de Gran Canaria sólo es la calle Triana. Las Palmas de Gran Canaria tiene cuatro espacios naturales y de ellos sólo uno está ordenado, el de Pino Santo. La Isleta, que es la gran esperanza, se lleva ya quince años intentando ordenarlo. Es la gran reserva para disfrute de los ciudadanos. Hay que ordenar La Isleta, también el paisaje protegido de Tafira y todo el entorno de la Lotus kunkelii -un endemismo vegetal de Gran Canaria que se encuentra en el entorno donde se desarrolla el parque marítimo y comercial de Jinámar-. Aspiro a que la gente se preocupe por su tierra.
--En muchas de sus intervenciones, le hemos escuchado hablar de las oportunidades que tiene Las Palmas de Gran Canaria. ¿A qué se refiere?
--Además de un planeamiento urbanístico, Las Palmas de Gran Canaria tiene que tener su Plan Estratégico, un documento con los puntos fuertes y débiles. Por ejemplo, ésta fue la ciudad donde se inició el turismo pero ahora es difícil competir con el sur en sol y playas. Además tenemos el reto de la ocupación del suelo que representa la Base Naval. Hace más de veinte años que se intentó trasladar la Base Naval pero alguien la confundió con la OTAN y la propuesta fracasó. Aspiramos a que la gente venga porque Las Palmas de Gran Canaria sea una gran ciudad, queremos que pasear por Las Palmas de Gran Canaria sea gratificante. Y para ello hay que aprovechar los espacios que no tienen uso. Sorprende que en Barranco Seco, por ejemplo, sólo se haya planteado la instalación de una depuradora. El Rincón es otra apuesta. A ver si en las próximas campañas han dejado de ser ya un referente. Tenemos que ver cómo está Las Palmas de Gran Canaria pero con la tranquilidad que ha ido transmitiendo el alcalde de Ingenio, es decir, aplaudiendo lo que se ha hecho bien y callando y corrigiendo lo que está mal. En este sentido, la oposición también tiene que aportar su masa gris. Yo, por ejemplo, discrepé del modo en que se hizo el proyecto Guiniguada pero la actuación hay que hacerla. Me gustaría que la oposición se sumara al proyecto de ciudad. Lo que ha dicho Jerónimo Saavedra de que todo el mundo se siente alcalde es buenísimo porque es un espíritu positivo, de participación. La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el colegio de arquitectos, por ejemplo, deben implicarse más en la ciudad.
--De usted dependerá también la Concejalía de Vivienda. ¿Qué se va a hacer a este respecto?
--Vivienda es otra de las grandes prioridades para el equipo de gobierno. Espero que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria sea de los primeros en constituir el patrimonio público de suelo y que ese patrimonio lo conozcan no sólo miembros de la Corporación sino también que se cuelguen en la web. Y me refiereo no sólo calles o zonas verdes sino todas las parcelas del Ayuntamiento. Y saber que todos los fondos de gestión de suelo tienen que tener como objetivo fundamental resolver las viviendas de las gentes más necesitadas. El gobierno de Canarias no tendrá que quejarse de que no hace vivienda en Las Palmas de Gran Canaria porque no dispone de suelo. Eso no puede ser en la ciudad más poblada de Canarias. También estaré colaborando con Chani Ruiz.