Borrar
La extracción de fuel se complica

La extracción de fuel se complica

Jueves, 1 de enero 1970

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La extracción de combustible del Olev Naydenov se está complicando. Al final han hecho falta más de ocho campanas para cubrir las hipotéticas ocho grietas por las que, según el Ministerio de Fomento, se seguía vertiendo fuel. Hasta este jueves se habían instalado un total de 12 campanas sobre el pecio y aún restan «algunas más», según confirma Fomento.

Al final eran más de ocho grietas por las que continuaba fluyendo el combustible del Oleg Naydenov después de que durante mes y medio dos robots submarinos las estuvieran sellando. El Ministerio de Fomento reconocía ayer que desde el pasado 18 de junio ya se han colocado una docena de campanas, cuatro más de las previstas inicialmente, sobre el pesquero ruso hundido hace ahora tres meses a 27 kilómetros al sur de Gran Canaria y a 2.700 metros de profundidad.

«Las posibilidades de colocación de las campanas no han sido las previstas», explicaban ayer en Fomento. La idea era depositar una campana sobre varias grietas, algo que al final «no ha sido posible», de ahí que hayan sido necesarias, hasta ahora, 12 campanas y aún harán falta, admite Fomento, «algunas más».

Las primeras cinco campanas metálicas ya habían sido sumergidas a finales del mes pasado hasta el casco del pesquero ruso desde el buque Olimpic Zeus. La idea de la empresa Ardent, contratada por el Gobierno para sacar el combustible que aún queda en los depósitos del Oleg Naydenov, era concluir la primera parte del proceso para la extracción del fuel a principios de este mes. Las dificultades con las que se han encontrado han retrasado los trabajos y multiplicarán el número de campanas que tendrán que bajar para cubrir el resto de orificios que en su día no se pudieron sellar y que, a la vista del número de estructuras metálicas que se han tenido que construir, eran más de los que previsiblemente quedaban por suturar.

Así y todo, el combustible que se está vertiendo al océano, según Fomento, es «mínimo» y, pese a las quejas y a la reclamación de colectivos ecologistas de información sobre el estado de contaminación de los recursos vivos en la zona, desde el Gobierno se asegura que la afección a día de hoy es prácticamente nula y que nunca se ha tenido que hablar de marea negra. De hecho, desde las primeras semanas no se han vuelto a detectar ni aves, ni tortugas ni delfines petroleados. Tampoco se ha vuelto a detectar piche en la costa de Gran Canaria.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios