La desnutrición dobla el riesgo de muerte en pacientes con problemas cardiacos

02/09/2014
ETIQUETAS:

La desnutrición duplica el riesgo de muerte o ingreso por insuficiencia cardíaca en pacientes que ya han sufrido problemas cardiovasculares previos.

Así se desprende de un estudio elaborado por el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona y que se ha presentado en el Congreso de Cardiología que se celebra hasta mañana en el recinto de Fira de Barcelona en L'Hospitalet.

El estudio se ha centrado en 214 enfermos con una media de edad de 69 años.

Según ha explicado el coordinador de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca del Hospital Germans Trias i Pujol, Josep Lupón, "del estudio se extrae que la desnutrición aumenta más del doble el riesgo de morir o ingresar por insuficiencia cardiaca".

Para realizarlo se han analizado datos como la albúmina de los pacientes, una proteína producida por el hígado, el recuento de los linfocitos o la circunferencia muscular del brazo.

Según Lupón, el estudio pone de relevancia un dato no asumido hasta ahora: que pacientes con sobrepeso o incluso obesidad pueden estar desnutridos.

"Aunque la mayoría de desnutriciones se dan entre los de bajo peso también hay un porcentaje no despreciable entre las personas con sobrepeso", ha dicho Lupón, que ha confiado que "el resultado de este estudio ayude a que se tenga en cuenta la variante de la nutrición para el tratamiento de pacientes con insuficiencia cardiaca, un extremo que actualmente no se tiene en cuenta".

Un segundo estudio del Hospital Germans Trias i Pujol destaca que la anemia transitoria, la que se soluciona a los seis meses, incrementa un 40 % el riesgo de muerte por insuficiencia cardiaca.

Lupón ha subrayado la trascendencia de este factor, ha dicho que "en los pacientes que continúan anémicos la probabilidad de muerte es mucho mayor" y ha destacado que "los casos con anemia persistente ven incrementado su riesgo en un 250 %, frente al 40 % de los que la superan a los seis meses, siempre comparados con los no anémicos".

En el marco del congreso se ha presentado otro informe elaborado por el Hospital Clínico Universitario de Valencia que señala que la presencia de fragilidad en los ancianos con enfermedades cardiológicas multiplica por tres las probabilidades de volver a padecer un infarto o de mortalidad.

La fragilidad, es decir, la disminución de las reservas y resistencia del organismo, la discapacidad física e instrumental (los problemas para hacer las tareas de la actividad diaria), la discapacidad cognitiva y la comorbilidad (la presencia de otras enfermedades) son aspectos en los que se ha centrado el estudio.

La cardióloga del Hospital Clínico Universitario de Valencia Clara Bonanad ha explicado que, tras analizar a 365 pacientes, han observado que aunque todas las condiciones geriátricas influyen en la recuperación del paciente con infarto o angina de pecho, el que más influye en su recuperación es la fragilidad.

Bonanad ha dicho que, en una realidad en la que cada vez hay más pacientes ancianos, estos resultados indican que es imprescindible que los cardiólogos también valoren las condiciones geriátricas para poder decidir de esta manera "cuál es la mejor estrategia a seguir, tanto en el tratamiento del paciente como es su posterior rehabilitación".

En el congreso también se ha presentado un estudio que analiza las características del corazón de las personas centenarias, 317.000 en España en 2011.

"La principal conclusión es que dos tercios de estos pacientes ha seguido un estilo de vida saludable también después de los 65 años y que la patología cardiovascular es más frecuente en hombres que en mujeres", ha explicado el jefe de cardiología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, Manuel Martínez-Sellés.