¿Justicia?

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO

Se escribe en la Constitución Española que los poderes que organizan el perfecto funcionamiento de nuestro país son tres: el legislativo, el ejecutivo y el judicial. Y sobre éste último que es del que me toca hablar, el mismo texto lo describe como el que tiene «la capacidad de juzgar si las leyes se cumplen o no y aplicar sanciones cuando sea necesario».

Pues este poder judicial en el que todos los españoles debemos de confiar, está pasando por una de sus semanas más oscuras. Es más, me atrevería a pronosticar que si hoy se hiciera una encuesta sobre la confianza del pueblo español en la Justicia, seguro que el tercer poder saldría muy mal parado.

Dicen los más pesimistas que el día que perdamos la confianza en la justicia, nos la tomaremos por nuestra propia mano y eso sería el fin de un estado de derecho, demócrata y libre. Significaría un retroceso de siglos en una evolución que ha costado sangre, sudor y lágrimas a nuestros antepasados. Pero es que en este caso, las últimas noticias que salen de los tribunales nos invitan a pensar que sí: la justicia es igual para todos, pero quizás las sentencias, no.

La libertad sin fianza y con ventajosas condiciones para el condenado Iñaki Urdangarin a 6 años y 3 meses de cárcel por varios delitos de corrupción y fraude fiscal en el caso Nóos, tiene que estar bien sustentada y ajustarse a derecho, pero cuanto menos huele que apesta y habrán muy pocas personas en este país que no comulguen con la tesis de «es que es quien es...». En este caso, el magistrado ni siquiera atendió la petición del fiscal Pedro Horrach que había interesado para el exduque la prisión eludible con fianza de 200.000 euros.

Pues nada, a la calle, tranquilo en su casa de Suiza y con su pasaporte en el bolsillo, porque ni ese documento le retiraron.

Con esta sentencia, uno de los peores parados ha sido la Fiscalía Anticorrupción, pero si a esto se le une la denuncia que ha formulado el fiscal jefe que investiga al presidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez, perteneciente al PP, de que ha recibido grandes presiones por parte de altas esferas, la situación es para temblar. Y mucho más si a este hecho grave le añadimos el que el representante del Ministerio Fiscal ha sido relevado de su puesto... si lo de antes apestaba ya esto no tiene calificativos.

Hay que confiar en la Justicia, pero también es cierto que con estas noticias, cuesta mucho pensar que es igual para todos.