Jorge Javier Vázquez: "Fui residente canario para viajar"

ETIQUETAS:

Medio centenar de personas recibieron con aplausos y piropos a Jorge Javier Vázquez en la rueda de prensa de presentación de Iba en serio, un espectáculo musical sobre su vida que se pondrá en escena los próximos tres fines de semana en Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura, respectivamente.

«Lo he contado todo. Soy muy cotilla conmigo mismo», relata sobre el libro propio en el que se inspira este montaje. Un volumen que dedica a esa temática por  pura comodidad. «Me encargaron una novela y no me veía con capacidad suficiente para novelar y me dije: voy a hablar de mí, que es lo mejor que conozco», comentó el presentador televisivo que desde el pasado otoño canta y baila todos los fines de semanas por distintas ciudades de España.  

«Iba en serio es un recorrido emocional a través de la vida de una persona de 40 años que se enfrenta a amores, a desamores, a pérdidas, a sueños y a esperanzas y, sobre todo, a encarar la vida con muchísima alegría», comentó Vázquez encantado con la idea de actuar, cantar y contar su vida en el Auditorio Adán Martín de Tenerife, en el Alfredo Kraus de Gran Canaria y en el Palacio de Congresos de Fuerteventura. «Yo confío mucho en el público de Canarias porque tengo una relación muy especial con las Islas. Llevo viniendo a Canarias desde hace muchísimos años», comentó sobre su vínculo con esta tierra. Un nexo que fue mucho más intenso hace algunos años. «Tuve un novio canario durante bastante tiempo. Es más, fui residente canario para ahorrarme los billetes. Los vuelos Madrid-Lanzarote fueron continuos», dijo el conductor del programa de Tele5 Sálvame, cuyo empadronamiento interesado fue recibido con risas por los asistentes.
Vázquez asegura que, en todas sus funciones, el público ha acabado en pie.

Sin embargo, su debut sobre las tablas tampoco ha sido un camino de rosas. «Ahora que echo la vista atrás, recuerdo el estreno en Málaga con muchísimos nervios, y que en una función veía el escenario como una pendiente en la que me podía caer. Creo que era la tensión. Luego, la respuesta público es tan unánime, que al final uno se siente muy reconfortado y seguro.  La función está muy testada, muy probada, y la respuesta del publico nos hace confiar muchísimo en ella», asegura el presentador que canta y baila sobre el escenario un puñado de canciones que «todo el mundo conoce y que forman parte de la banda sonora de su vida».