Himar Ojeda, por la puerta de atrás

La guillotina mutiló ayer la cabeza de Himar Ojeda, ya ex director general del Gran Canaria. El profesional grancanario abandonaba la sede de La Vega de San José entre lágrimas a las 20.42 horas, después de el asesor externo Alberto Miranda y Juanra Marrero cumplieran con el encargo de echarlo por no aceptar la degradación.

David Ojeda
DAVID OJEDA

El pulso entre Costa, respaldado por Lucas Bravo de Laguna, e Himar Ojeda se ha escrito mil veces. Solo faltaba ponerle fecha, y ésta fue ayer. Ojeda no quiso aceptar lo que le proponía el club, dejar de compatibilizar la gestión con la tutela deportiva del proyecto y reducir sus emolumentos. Con dos años de contrato, a razón de 95.000 euros por cada uno de ellos, la entidad quería que se adecuara a un nuevo marcó de 150.000 en las dos temporadas que le restaban de vinculación contractual.

Todo lo contrario, su órdago consistió en que si se quería evitar la duplicidad de cargos lo que haría sería asumir solo la dirección general a cambio de un mayor salario. Lo que estaba claro es que la cuerda iba a romperse y eso sucedió en forma de un despido laboral, definido por Lucas Bravo de Laguna como un «despido procedente disciplinario».

Detrás queda un marco espantoso. En la plantilla no se ha tomado de buen grado la decisión. Y Pedro Martínez dijo durante la temporada significó que si se prescindía de Himar muchos irían detrás. El grueso de las críticas sobre Himar Ojeda subrayan el desacierto a la hora de suplir la fuga de Rasual Butler el pasado verano, donde no se acertó en la contratación de Alando Tucker y Zabian Dowdell como relevos. No se valoran las dificultades del mercado ni el peso de Pedro Martínez en las decisiones, ya que el técnico planteó determinados requisitos a Himar Ojeda que dificultaron la búsqueda. Algo que el propio entrenador reconoció a final de temporada. «Se ha cargado mucho contra el director general y yo no he pagado el pato que merecía», indicó.

El despido de Himar se produce cinco días después de la dimisión del vicepresidente económico Sebastián Sansó por no estar «de acuerdo en el fondo y las formas» con los planes de Joaquín Costa para el futuro del club.

En los próximos días el club definirá su nueva estructura. La figura de Berdi Pérez siempre es cercana al club, y podría ampliarse las competencias de Juanra Marrero en la entidad.

Noticias relacionadas