Himar Ojeda y las apariencias

David Ojeda
DAVID OJEDA

Himar Ojeda fue despedido ayer como director general del Gran Canaria. Un hecho esperado que se consumó de una manera que no pondera, independientemente de los argumentos, el valor que merece un profesional que ha dedicado los últimos 17 años de su vida a la vida interna de la casa, desde entrenador de la base hasta la cúpula ejecutiva. A Ojeda se le echa con un comunicado de una línea en la web oficial del club y con la ausencia de Joaquín Costa, presidente, en el acto de ejecución en la sede de La Vega de San José.

Tampoco estuvo Lucas Bravo de Laguna, tutor principal de la actividad del club como consejero de Deportes del Cabildo, dueño de la entidad. A Ojeda le despidieron un asesor externo, Alberto Miranda, y un subordinado en el escalafón de la entidad, el adjunto a la dirección general Juanra Marrero.

¿Por qué se destituye a Himar Ojeda? Buena pregunta. Las razones para las que cocinan el día a día del club y su periferia están claras. No tanto para el gran público, que de manera mayoritaria censuró la decisión llevando al despedido gestor a lo más mencionado en las redes sociales.

Pero nadie explica públicamente cuánto cuesta el despìdo y sus motivos.

Yo, en los pasillos, solo he escuchado algunas mentiras. Como que Agustín Medina, presidente anterior, le dejó un contrato blindado semanas antes de dimitir. Eso, por ejemplo, es falso. Ojeda fue ascendido a director general por Medina, a razón de 95.000 euros anuales, al poco de que éste relevara a Lisandro Hernández. Con un contrato hasta 2014, porque antes de la discrepancia entre el anterior consejo y el gobierno del Partido Popular en el Cabildo, se había trazado una hoja de ruta que vinculaba la celebración del mundial en la Isla ese año. Como Pedro Martínez, como Javier Beirán, como...

Himar es un profesional con crédito en la ACB. Muchos le dicen aquello de zapatero a tus zapatos, sin saber que su progresión en el club vino acompañada de formación académica en el campo de la gestión deportiva. Ojeda se va del Gran Canaria, pero detrás suyo y en su bagaje queda el orgullo de haber educado a la afición del Gran Canaria con el descubrimiento de gente tan importante como Carl English o Jaycee Carroll.