Hacienda da el salto digital en la declaración renta

02/04/2017

Llega la hora del IRPF. El próximo miércoles, 5 de abril, arranca el plazo para presentar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el de Patrimonio por Internet, que se extenderá hasta el 30 de junio. Unos 800.000 canarios están llamados a cumplir con el Fisco. La principal novedad este año es que, tras 30 años, desaparece el PADRE.

La campaña de la Renta arrancará este año el próximo 5 de abril (un día antes que el pasado ejercicio) para aquellas declaraciones presentadas por Internet tanto del IRPF como de Patrimonio, y se extenderá hasta el 30 de junio (el 26 si el resultado da a ingresar y con domiciliación. Aquellos contribuyentes que prefieran esperar a hacer su declaración de forma presencial en las oficinas de la AEAT y entidades colaboradoras tendrán que esperar hasta el 11 de mayo (previa solicitud de cita previa, que comenzará el 4).

    En total, casi tres meses en los que unos 800.000 canarios están llamados a cumplir con el Fisco. Este año, tal y como sucedió en 2016, se prevé un aumento de los contribuyentes dada la mejoría de la actividad económica y del empleo. El pasado ejercicio el aumento rozó el 2% y este año andará en cifras similares, según las previsiones de la AEAT.

     Este año no habrá grandes novedades fiscales aunque sí hay un cambio tecnológico destacable.       Después de treinta años de uso desaparece de forma definitiva el programa PADRE, de ayuda a la confección de la declaración de la renta, y se impone el sistema Renta Web, con el que la Agencia Tributaria (AEAT) da el gran salto digital. Dos son las ventajas: el contribuyente no tiene que descargarse cada año el programa y además la declaración podrá cumplimentarse desde móviles y tabletas. Ambos dispositivos concentraron el pasado año el 20% de la navegación en la web de la Agencia Tributaria y la tendencia es creciente.

     El uso del PADRE quedó limitado el pasado año para los que declaraban por actividades económicas (autónomos y pequeños empresarios) y este año desaparece del todo. En su lugar estará el sistema Renta Web, por el que el contribuyente accederá vía telemática a una propuesta de declaración. Es lo que venía siendo el borrador pero ahora aún más claro y sencillo.

     El acceso a Renta Web se hará a través de la web de Hacienda (agenciatributaria.es) y para poder presentar la declaración se necesita el DNI, el sistema Cl@ve y el número de referencia (cambia cada año y en este ejercicio será la casilla 440 de la renta del año anterior). Una vez dentro de nuestra propuesta de declaración se nos informará de la diferencia de datos este año respecto al anterior y lo único que tendrá que hacer el contribuyente es validarlo. Si no se tiene la Cl@ve Pin habrá que recurrir al Reno, aportando el NIF, la casilla 440 y el teléfono móvil, se obtiene una referencia para poder consultar los datos.

Novedades. Una de las novedades de este año es que el contribuyente podrá solicitar la rectificación de la autoliquidación, de forma que podrá hacer correcciones a través de la propia declaración en caso de detectar que ha cometido algún error u omisión tanto para su beneficio (le sale a devolver más) o en contra (más ingresos para la AEAT).

     Otra de las novedades de este año está relacionada con las deducciones para familias numerosas. En 2016 se puso en marcha una nueva por 1.200 euros, que ha declararse en el IRPF de este año. Para ello se ponen en marcha dos nuevos modelos: el 121 y el 122. El primero está destinado a las deducciones por familia numerosa o por personas con discapacidad a cargo, en las ocasiones en que se comunique la cesión del derecho a la deducción por parte de contribuyentes que no deben realizar la declaración de forma obligatoria. El 122, por su parte, es el nuevo modelo para aquellas deducciones por familia numerosa, por personas con discapacidad a cargo o por ascendiente con dos hijos separado legalmente o sin vínculo matrimonial, en los casos de regularización del derecho a la deducción por contribuyentes no obligados a presentar declaración.

     En la declaración de la renta de este año hay que tener en cuenta los cambios introducidos el pasado año y derivados de la entrada en vigor de la Ley 26/2014, la conocida como reforma fiscal del Gobierno de Rajoy. Entre otras cosas, contempla una rebaja de los tramos, que son cinco en lugar de siete, y una nueva tarifa aplicable a la parte general de la base imponible, que supone un menor número de tipos marginales aplicables (entre el 19% y el 45%).

     También se aplicará una nueva tarifa del impuesto para el ahorro que reduce medio punto los tipos: 19,5%, 21,5% y 23%.