Fútbol: UD Las Palmas

Generación irrepetible, futuro asegurado

29/05/2014

«En agosto nos resistíamos a conformarnos con la permanencia». Así recuerda Víctor Afonso cómo empezó todo, que no fue otra cosa que una campaña sensacional de Las Palmas Atlético, recién ascendida de Tercera División y que hasta el fin de semana pasado peleó por subir a Segunda.

El equipo nodriza de la UD rompió todos los pronósticos codeándose con los mejores de la categoría de bronce. Y aunque el sueño quedó frustrado en Lorca el domingo, el balance «no puede ser mejor», en palabras de Víctor Afonso.

El entrenador del filial se deshace en elogios a sus futbolistas y, como prueba de su satisfacción global, democratiza los méritos. «Sería injusto resaltar a Roque, Tyronne, Jesús o Simón. Me quedo con todos. Los que han tenido mayor y menor participación. Aquí han remado todos y, por tanto, la felicitación no puede dejar a nadie fuera», considera.

«Los chicos han dado una lección a todo el mundo con su compromiso y orgullo dentro del terreno de juego. Es una generación sensacional y pongo la mano en el fuego por todos ellos. El primer equipo, y así se lo he dicho a Tonono, Nicolás Ortega o Miguel Ángel Ramírez, tiene aquí a sus mejores fichajes con independencia de la categoría que dispute el próximo año, que confiemos sea la máxima del fútbol español», desea.
 

Pero no puede evitar una mueca de resignación cuando se le pregunta por la desintegración del grupo, dado que varios futbolistas, bien por edad, bien por aspiraciones profesionales, no querrán seguir compitiendo en Segunda B:

«Lo entiendo perfectamente. Y, además, les apoyo, porque se han ganado a pulso el derecho de dar un salto cualitativo. Ojalá que la mayoría salga con destino al primer equipo. Repito, hay  varios chavales que lo tienen todo para triunfar. Y los que no puedan hacerlo y decidan irse, mis mejores deseos».

En este punto se desatan las emociones en Ricardo Hernández, el eterno delegado: «Hemos sido una familia en todos los sentidos y saber que algún jugador se nos irá duele. Pero así es el fútbol...».
Sin polémicas. Sin pretenderlo, Víctor ha sido centro de muchos debates en los últimos días por ser apeado de la línea sucesoria a Sergio Lobera en favor de Josico. De él, que es hombre de la casa, es imposible que brote la polémica: «Yo apoyo lo que ha hecho el club y no veo conveniente, con todo lo que nos jugamos en los dos partidos que restan, que se siga hablando del tema. Nuestro presidente siempre obra para bien de la UD y lo que ha decidido saldrá de manera satisfactoria. Estoy a las órdenes de la entidad para lo que quieran de mí y para nada me siento despreciado por no ser el elegido». 

Futuro incierto. Acerca de su porvenir profesional, todo queda a expensas de la tradicional reunión con el presidente cada mes de junio. «Miguel Ángel Ramírez ya sabe de mi boca, porque así se lo he dicho personalmente, que siempre quiero más, que no soy conformista. Si sigo en el filial pues iré a superar lo de esta temporada, aunque el listón esté altísimo ya. De momento nos quedan algunas sesiones de trabajo para cumplir con el plan de entrenamientos. Luego, esperaré a que me llamen y veré qué quieren de mí. No estoy nervioso ni inquieto. El trabajo de este cuerpo técnico está ahí».