CRÍTICA DE CINE/ 'Aliados'

Espías de cartón piedra

Las buenas historias son las únicas que sobreviven al paso del tiempo. Las producciones cinematográficas que se sustentan en buena medida en artificios visuales, en contadas ocasiones son capaces de superar este hándicap. Los constantes avances tecnológicos provocan que las costuras que en su momento no se percibían salgan a la luz ante los ojos del espectador contemporáneo. Por eso, llama tanto la atención, que  Aliados (Allied), la nueva superproducción del norteamericano Robert Zemeckis, una de las grandes apuestas de la temporada de Paramount Pictures y GK Films, desvele todas sus vergüenzas desde las primeras tomas que aparecen sobre la pantalla.

Desde el salto de paracaídas inicial del teniente Max Vatan, sobre una arena generada digitalmente, queda claro que algo no funciona. Este thriller romántico, ambientado en la Segunda Guerra Mundial, que protagonizan Brad Pitt y Marion Cotillard, huele a naftalina, a viejuno, a cartón piedra… a falso. Una cosa es apostar porque el filme tenga, desde un punto de vista visual un toque tradicional o vintage, y otra cosa muy distinta es la impostura y apostar por unos efectos especiales de postproducción que parecen realizados por un becario.

Si a esto se le suma que la historia que sostiene Aliados es previsible, escasa de ritmo y credibilidad, el cóctel es un quiero y no puedo constante que se extiende durante más de dos interminables horas. Ni siquiera la pareja de estrellas que protagonizan el filme logran enderezar el rumbo del conjunto. Y es que una cosa es ser un buen actor y otra cosa muy distinta es ser capaz de convertir el agua en vino.

Al menos, para los espectadores locales, les quedará el gusto de que el tramo más digerible de este guiso corresponde a la parte inicial del filme. El que transcurre en Casablanca y que en gran medida se rodó en localizaciones de la capital grancanaria y Fuerteventura. Enclaves, algunos, muy fáciles de identificar dentro de esta historia de espías, romanticismo y almíbar de cartón piedra.