El último presupuesto de Cardona se aprueba sin rebajar el IBI

G.H.M.

Fue la promesa estrella del PP durante la campaña electoral de 2011. El entonces candidato, y actual alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, anunció por todos los medios su intención de aplicar una rebaja del 15% al recibo de la contribución. Hace tres años lo subió un 10%, y así seguirá el año próximo.

"Desde que lleguemos al Gobierno Local, aplicaremos una política de austeridad y control del gasto improductivo que nos permita bajar el IBI. El rigor presupuestario y una correcta política de prioridades en el gasto de nuestros dos primeros años de gobierno nos permitirán bajar el IBI en el año 2013. Éste es el compromiso". Así figura escrito en el programa electoral con el que Juan José Cardona pidió el voto a los vecinos de la capital grancanaria como aspirante a la Alcaldía de la ciudad en 2011. Durante aquella campaña fue más explícito, y el entonces candidato llegó a cifrar en un 15% la rebaja que aplicaría al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI, también conocido como "contribución"), a más tardar en el ejercicio de 2013.

Las exigencias impuestas por el Estado, que forzó en 2012 un aumento del 10% en el IBI sin revisar los valores catastrales, han servido para que Cardona haya aumentado la presión fiscal sobre el conjunto de los contribuyentes de la ciudad. Si en 2011 el Ayuntamiento manejó una previsión de ingresos de 66,5 millones de euros, para el ejercicio de 2015, el último del actual mandato, esa cifra se eleva a 78,2 millones, lo que significa que la presión sobre los ciudadanos, sólo en este capítulo, ha subido un 17,6% en cuatro años.

La gestión de los ingresos por tasas e impuestos propios se ha mermado un 16,6%, al pasar de los 60,3 millones que se manejaban en 2011 a los 50,3 millones previstos para 2015. Si en el actual ejercicio de 2014 se aplicaron rebajas al impuesto de circulación de vehículos, ahora se incorpora la rebaja del impuesto sobre construcciones, que tiene impacto en aquellos proyectos previstos para el próximo año, pero no en las arcas municipales, que marcan un aumento de medio millón de euros, hasta 1,8 millones de euros sobre el presupuesto actual.

La aportación del resto de administraciones públicas a la ciudad ha crecido desde 2011 casi 26 millones de euros, si se tiene en cuenta la previsión aprobada el viernes por el pleno municipal, que fija en 163,2 millones de euros este capítulo. Una cifra récord, que representa un aumento de casi el 19% respecto a lo recibido hace cuatro años de otras instituciones públicas.