El Rey deja entrever nuevas elecciones

CANARIAS7/EFE

Hasta en la Casa del Rey ven, a fecha de hoy, como improbable una nueva investidura de Mariano Rajoy y tampoco de Pedro Sánchez. El rey, según algunos de los diputados con los que se entrevistó este lunes, empieza a entrever nuevas elecciones generales.

No escapó a ninguno de los interlocutores recibidos por don Felipe en su despacho del Palacio de la Zarzuela la impresión de que propondrá a Rajoy como candidato a la Presidencia del Gobierno, pero también que el monarca asume que podría no lograr la investidura.

Tanto es así que, con Pedro Quevedo (Nueva Canarias) e Isidro Martínez Oblanca (Foro), Felipe VI intercambió bromas sobre una nueva cita en la Zarzuela, la que se produciría si, como parece, el líder del PP no logra ser investido y el jefe del Estado tiene que recabar de nuevo la opinión de las fuerzas políticas. El diputado de Foro Asturias, Isidro Martínez Oblanca, fue el segundo ayer en conversar con el rey. El parlamentario asturiano dijo haber visto preocupado al rey, a quien entregó una copia de los acuerdos programáticos firmados entre Foro y PP ante los comicios, y apostó por no dilatar el proceso de negociación para elegir presidente, porque «no sería bueno para España», como tampoco llegar al extremo de repetir las elecciones.

En ese escenario, el cruce de declaraciones ayer entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez invita a pensar que un hipotético acuerdo entre sus partidos es, a fecha de hoy, improbable. O al menos lo será mientras ellos estén al frente de ambas formaciones políticas.

En ese sentido, empieza a cobrar fuerza la hipótesis de que a última hora el PP plantee un candidato a presidente que no sea Rajoy, con vistas a conseguir el apoyo de los socialistas. Al respecto, la versión oficial del PP sigue siendo que no hay otro candidato que el hoy presidente en funciones. En los mentideros madrileños el nombre que se baraja para esa supuesta operación de desbloqueo sería el del actual ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo.

Entre tanto, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha adelantado que su partido podría abstenerse en la segunda votación para investir a Rajoy o, si no lo consigue, a Pedro Sánchez, para que puedan formar gobierno en minoría, siempre y cuando tengan una «hoja reformista» y, en el caso del líder del PSOE, sin arrastrar «hipotecas» ni condicionamientos por referendos de independencia. Además, el líder de Ciudadanos, advirtió al PSOE de que no compartirá con él «inventos» ni «apaños» para que Podemos tenga cuatro grupos en el Congreso y aconsejó además a los socialistas que «tengan cuidado con lo que inventan, porque el PSC a la primera de cambio pediría también su grupo». «A ver si el PSOE, después de treinta años con una posición coherente con lo que dice el reglamento, va a hacer un invento o un apaño para contentar a los que nunca están contentos y abrir la puerta a que el PSC tenga un grupo», alertó Rivera.