El plan turístico insular señala las piezas del Sur a rehabilitar

24/03/2014
ETIQUETAS:

Después de casi dos años y medio de subsanaciones del documento aprobado definitivamente, Gran Canaria ya tiene su plan territorial de ordenación turística, el documento que establece las reglas del juego para la rehabilitación de las zonas obsoletas, la mejora de las consolidadas y la posible urbanización de nuevas bolsas de suelo.
Además de los núcleos de San Agustín y Playa del Inglés, el plan territorial especial de ordenación turística insular (PTEOTI) propone rehabilitar las piezas de de Las Burras, Playa del Águila, Rocas Rojas-La Gloria, El Oasis y Campo Internacional-Campo de Golf, en San Bartolomé de Tirajana, y las de Amadores-Puerto Rico y Balito-Patalavaca, en Mogán. 
Así se recoge en el documento que acaba de entrar en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial de Canarias después de 25 meses de subsanaciones tras ser  aprobado definitivamente por la Cotmac en el mes de noviembre del año 2011.
Las zonas que el plan propone rehabilitar son aquellas en las que la densidad bruta supera las 200 plazas por hectárea (incluyendo las alojativas y residenciales), las piezas que tienen más de un 60% de camas con una antigüedad superior a los 15 años y las que están insuficientemente dotadas en infraestructuras viarias, de saneamiento, de abasto o de cualquier otra dotación urbana básica.
El PTEOTI establece diversos incentivos para la renovación de establecimientos obsoletos, sobre todo a través de nuevas camas por cada plaza que den un salto de calidad. En ciertos supuestos y para no saturar más esas piezas, las camas nuevas podrán localizarse en las zonas turísticas nuevas que propone el plan, salvo en las de Tarajalillo-Lilolandia y Santa Águeda, las de mayor capacidad. Para ello será preciso suscribir convenios de sustitución para el traslado de camas de un lugar a otro.
En la pieza nueva de La Aldea, que ocupa una superficie de 16,87 hectáreas de la zona turística con capacidad para 1.200 plazas delimitada en ese valle, el plan dice que caben 421 camas como mucho, a 25 por hectárea, con la salvedad de que ningún establecimiento hotelero podrá superar las 400 plazas. La pieza se localiza en el margen izquierdo de la desembocadura del barranco aldeano, ocupando el frente litoral entre el cauce y el puerto de La Aldea.
En La Aldea crear oferta alojativa tendrá carácter excepcional y deberá proceder necesariamente de la deslocalización de plazas alojativas por sustitución de igual número de las suprimidas en suelos urbanos sujetos a rehabilitación, señala textualmente el documento.
Igual ocurre en las piezas nuevas denominadas Caserío de Media Fanega (San Bartolomé de Tirajana), Cueva del Canario y Catanga (Mogán), en las que también se apuesta por localizar algunos equipamientos turísticos estructurantes.