El juez embarga a Miguel Zerolo

17/02/2016
ETIQUETAS:

El juzgado de Instrucción número 1 de Santa Cruz de Tenerife decretó este martes el bloqueo de las cuentas corrientes y de todos los bienes del exalcalde de Santa Cruz de Tenerife, Miguel Zerolo, y de los otros 12 acusados por el caso Las Teresitas. Ninguno aportó bienes suficientes como para hacer frente a los 110 millones de euros de fianza que se les impuso.   

El que fuera alcalde de Santa Cruz de Tenerife entre 1995 y 2011 tiene desde este martes bloqueadas todas sus cuentas bancarias y sus bienes muebles e inmuebles al no haber podido hacer frente a la fianza de 109,4 millones de euros que le impuso la magistrada María de los Ángeles Zabala, a él y a los otros 12 acusados en su auto de apertura de juicio oral del caso Las Teresitas de septiembre de 2015.

Miguel Zerolo y el resto de acusados tenían de plazo hasta el 19 de enero para hacer frente a la fianza impuesta, pero el exalcalde y exsenador por la Comunidad Autónoma sólo aportó  un coche y sus participaciones en dos empresas, insuficiente, igual que los bienes que aportaron los demás, para cubrir la fianza de 109,4 millones de euros que fijó la magistrada.

Miguel Zerolo, los exportavoces municipales de los grupos socialista y popular, Emilio Fresco y José Emilio García Gómez respectivamente; el exconcejal de Urbanismo, Manuel Parejo; el exgerente de Urbanismo, José Tomás Martín; los funcionarios Víctor Reyes, José Eugenio de Zárate Peraza de Ayala, Antonio Messía de Yraola y José Luis Roca; y los empresarios Ignacio González, Antonio Plasencia y sus respectivos hijos, Pedro González Carlos Plasencia comparecieron este martes por la mañana ante la magistrada del Juzgado de Instrucción número 1 de Santa Cruz de Tenerife que los había citado para comunicarles la decisión judicial del bloqueo de cuentas y bienes para cubrir la fianza por su responsabilidad civil en el caso de corrupción urbanística por el que serán juzgados previsiblemente antes del próximo verano.

La Fiscalía Anticorrupción pide para Miguel Zerolo ocho años de prisión y 30 de inhabilitación, los mismos que para Manuel Parejo. Ambos están acusados de prevaricación y malversación de caudales públicos y la fiscal los considera los cabecillas de la trama urbanística urdida en torno a la operación de compraventa de la playa de Las Teresitas. Para el resto de los acusados solicita cuatro años de cárcel a cada uno.