El Gobierno asume como propio el REF económico de los empresarios

Almudena Sánchez
ALMUDENA SÁNCHEZ

El borrador de reforma del Régimen Económico y Fiscal (REF) que ha presentado el presidente del Gobierno a empresarios y sindicatos recoge en un «99%» las propuestas de la patronal. CCOO espera ver recogidos los planteamientos sindicales y UGT advirtió que sin su apoyo, no hay texto.

El secretario de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales ( CEOE) de Santa Cruz de Tenerife, Pedro Alfonso, salió «optimista» de la reunión convocada por el presidente del Gobierno, Paulino Rivero, para hablar de cómo reformar las ayudas económicas contempladas en la ley del REF.

Alfonso no estuvo solo. A la cita también fueron convocados el consejero de Economía, Hacienda y Seguridad, Javier González Ortiz, la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) de Las Palmas y los sindicatos UGT y CCOO.

Encima de la mesa, el Gobierno puso su propuesta de reforma que recogía el «99%» de las propuestas formuladas previamente por las dos organizaciones empresariales.

Las aportaciones sindicales tendrán que esperar, en teoría veinticuatro horas. En el documento de ayer no habían sido recogidas por el Gobierno.

Aún así, el portavoz de CCOO, Antonio González, negó que los sindicatos hubieran ido a la reunión como convidados de piedra. «Estamos en una fase inicial y hay que actuar de buena fe», respondió. «Nos hemos dado hasta el miércoles para mostrar nuestra posición definitiva», añadió.

Sin embargo, el secretario general de UGT, Gustavo Santana, fue mucho más combativo. «El REF económico no saldrá si no le damos nuestro apoyo», advirtió.

Ambos sindicatos denunciaron que el REF fiscal se aprobó «sin nuestro consenso». Santana precisó que ésta vez será diferente; «cuando nos entrevistamos con el secretario de Estado de Hacienda el año pasado, dijo que no aprobarían un REF económico sin el consenso de las organizaciones sociales».

No obstante, el destino final de los contactos que se está condicionado por el rechazo del Gobierno central a abordar las bonificaciones económicas.

Al respecto, el presidente Rivero quitó trascendencia a esta circunstancia. «Me imagino -dijo- que el Gobierno del Estado prestará atención a un documento que estará consensuado por toda la sociedad canaria» y, en todo caso, su intención es tener un texto articulado que enviar al Parlamento autonómico para que lo pueda aprobar en abril.

De ahí, se enviará a las Cortes y a Moncloa. Rivero dejó en el aire cuál será el siguiente paso. En todo caso, no el de hablar con el Partido Popular ( PP); «éste es un proceso de abajo a arriba -replicó-. Hablaré con quien tengo que hablar», señaló.

El único que se mostró discrepante con la estrategia fue Gustavo Santana.