El fenómeno 'selfie' hace que aumenten las cirugías estéticas en Estados Unidos

25/12/2014
ETIQUETAS:

El año 2014 ha estado marcado entre otros fenómenos por la moda de los 'selfies', autofotos de personas de todo el mundo generalmente tomadas en lugares fantásticos y en situaciones irrepetibles, que se publican en redes sociales a la espera de que a los amigos les guste, pero no todo queda ahí, es una práctica que los cirujanos plásticos asocian con un aumento de la demanda de cirugías estéticas en Estados Unidos, especialmente entre mujeres y jóvenes.

  Según la Asociación Americana de Cirugía Plástica y Reparadora, dicha relación no puede establecerse, de momento, con indicadores concretos, pero cifran en "un 25 por ciento el incremento del volumen de negocio en los dos últimos años".

  Tal y como ha declarado a Europa Press el cirujano Moisés Martín Anaya, director de la Clínica del mismo nombre en Madrid, "en España, en concreto, la crisis ha impedido la evolución en el sector, traducida en una disminución de la demanda entre el 15 y el 18 por ciento, que habitualmente suele registrar índices al alza". Sin embargo, ha reconocido que "en cuestiones de tendencia y modas estéticas, Europa suele seguir la senda que nos trazan los norteamericanos".

  Cada vez más se adelanta la demanda de cierto tipo de intervenciones, ha asegurado el experto. En este punto considera que la sobreexposición en las redes sociales "incrementa los complejos de muchas adolescentes y, por lo tanto, el deseo de realizar el ansiado cambio de apariencia". "Como especialista en Cirugía, no sólo me produce extrañeza sino bastante reparo ético personal y profesional que las personas, sobre todo jóvenes, se operen por estar más expuestos a la opinión de desconocidos en las redes sociales", ha concretado.

"No es lo mismo operarse por complejo que por capricho"

  Por otro lado, el doctor Anaya diferencia entre una intervención para poner fin a un defecto físico que produce inseguridad, y que muchas veces impide el desarrollo personal de una menor, y otra que responde a modas sociales o a un simple capricho.

  En el primero de los casos se sitúa por ejemplo la otoplastia, operación que consiste en corregir la posición de las orejas llamadas "de soplillo". Según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (Secpre) el 56 por ciento de las intervenciones a menores son de este tipo. Este procedimiento, destaca la Secpre, "puede realizarse a edad temprana ya que no interfiere en el desarrollo evolutivo del menor".

  "También se pide muchas veces por complejo el aumento de mamas, en caso de chicas muy jóvenes con muy poco pecho, y además asimétrico", ha añadido. "Se han dado casos de complejos gravísimos, que impedían a la persona relacionarse adecuadamente y que se han solucionado con esta intervención".

  Sin embargo, en el otro extremo está la liposucción, los retoques en el rostro y el aumento de pecho, por ejemplo, para imitar a su estrella de cine favorita o la cantante de turno". "En este caso debemos apelar a la responsabilidad de los padres, que tienen que saber decir 'No'", ha aseverado el doctor. Esta operación es demandada por un 10 por ciento en menores, según datos de la misma asociación. En este sentido, los cirujanos señalan que el paso por el quirófano "debe evitarse hasta que la paciente sea mayor, ya que la mama aún debe desarrollarse".

¿Los hombres son menos coquetos?

  Según el cirujano, los hombres continúan operándose en los mismos niveles que en los últimos años, menos que las mujeres. Aunque eso sí, "la sociedad actual ya no les tolera ese abandono físico y estético que se permitían antiguamente, mientras que las mujeres tenían que estar siempre a la última".

  Así, ha añadido que se centran en "no tener nada de barriguita cervecera, disimular lo máximo posible la calvicie y usar más cremas y cuidados estéticos; pero sin duda "la reducción de abdomen es la operación estrella".