El 80% de los alérgicos en Canarias lo son a los ácaros

EFE

El 80% de los canarios diagnosticados de alergia lo son a los ácaros frente a la población del territorio peninsular donde la mayoría de las alergias las produce el polen, según informa el Hospital Universitario de La Candelaria, que aconseja medidas preventivas ante el comienzo de la primavera.

El servicio de Alergología de La Candelaria indica en una nota del centro sanitario, que todos las personas con algún tipo de alergia deben extremar los autocuidados ante la llegada de la primavera para evitar episodios agudos.

Asimismo recomienda acudir al médico para controlar la patología y evitar recaídas graves.

Señala que si bien el comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica(SEAIC) alerta de que esta primavera será de alto riesgo para los pacientes alérgicos al polen por la elevada concentración de granos recogidos por metro cúbico de aire (5.600 frente a los 5.400 del año pasado), en Canarias, la mayoría de los trastornos alérgicos se deben a los ácaros.

Ello se debe, según los especialistas, a la particularidad geográfica y climática del archipiélago, junto a factores de predisposición genética de la población, su modo de vida así como el cambio climático y la contaminación.

El jefe del servicio de Alergología de La Candelaria, José Carlos García Robaina, indica que uno de cada cuatro personas en España padece algún tipo de alergia y en Canarias, alrededor del 80 por ciento de pacientes diagnosticados, lo es por ácaros y no por polen aunque destaca que en las islas la incidencia alérgica a los pólenes de parietaria y artemisia es significativa.

Según el centro sanitario, se habla de alergia cuando en el organismo se produce una respuesta exagerada del sistema inmunitario frente a sustancias que son inocuas para la mayoría de las personas y mientras que las patologías alérgicas son muy variadas.

Los especialistas señalan que si se diagnostican adecuadamente, cualquier paciente puede seguir un tratamiento terapéutico que le permita mejorar su calidad de vida y realizar actividades cotidianas con normalidad.

Entre las enfermedades alérgicas más frecuentes se encuentran la rinitis alérgica (alérgenos causantes como pólenes, ácaros del polvo doméstico, epitelios de animales y hongos); el asma alérgica; urticaria; dermatitis atópica; dermatitis alérgica de contacto; alergia alimentaria; anafilaxia (la más grave); látex, etc.

Para los especialistas, el papel proactivo de los pacientes es fundamental para minimizar el impacto de los efectos de la alergia durante esta época del año.

Los alergólogos del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria indica que la semana previa a la entrada de la estación primaveral es el momento perfecto para acudir al médico de familia y revisar si el tratamiento terapéutico debe mantenerse o reajustarse, evitando así picos o brotes durante los meses de mayo o junio que suelen producirse en el territorio insular.

Los alérgicos a los ácaros y hongos saben que no deben utilizar humidificadores y que deben limpiar frecuentemente la casa para evitar acumulación de polvo y en el caso de las personas alérgicas al polen deben extremar precauciones durante la época de polinización, como utilizar gafas de sol, o no exponerse al aire libre en momentos de máxima concentración atmosférica.

La nota señala que el servicio de Alergología de La Candelaria participará en la tercera actualización del Informe Alergológica 2014, un proyecto que surge ante la necesidad de obtener información de tipo epidemiológico, clínico y socioeconómico de los pacientes alérgicos, así como de la situación de la especialidad en la práctica diaria en España a lo largo del tiempo.