Doce comunidades autónomas exigen que no haya reválidas

Teresa Artiles
TERESA ARTILES

Doce comunidades autónomas contra las reválidas de la ESO y el bachillerato de la Lomce y cinco, las gobernadas por el PP, a favor. Así se resume la Conferencia Sectorial de Educación de este viernes, donde la mayoría de responsables educativos, entre ellos la consejera canaria, exigió la retirada de las evaluaciones.

La consejera de Educación y Universidades del Gobierno canario, Soledad Monzón, mostró ayer por la tarde en el seno de la conferencia sectorial órgano donde se reúnen las comunidades autónomas y el ministerio de Educación el rechazo de Canarias al real decreto con el que el PP pretende regular las futuras evaluaciones finales de ESO y bachillerato, cuya implantación está prevista para el próximo curso y que a partir del siguiente determinarán si los estudiantes obtienen o no su título. «Hemos exigido que no haya reválidas el próximo curso, que se retire el borrador del decreto», destacó Monzón, quien criticó que el ministerio «insista en vincular las pruebas y la titulación».

La mayoría de las comunidades autónomas rechazan este modelo por el que si un estudiante ha aprobado la ESO o el bachillerato y no supera la reválida no titula. «En caso de suspender perderían un año de sus vidas por no tener un título con el que solicitar empleo o seguir estudiando», destacó la consejera canaria. El ministro Ínigo Méndez de Vigo rechazó la críticas y se aferró a que «hay que cumplir la ley», relató Monzón. Junto a Canarias, se opusieron a las reválidas Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón, Comunidad Valenciana, Baleares, País Vasco, Navarra y Cataluña.