Davinia Rodríguez debuta en 'Macbeth' en Viena con Plácido Domingo

08/11/2016

Dentro de una semana la soprano grancanaria se estrena en uno de los papeles más complejos de Verdi en el Theater an der Wien junto al mítico tenor

La soprano canaria Davinia Rodríguez (Las Palmas de Gran Canaria, 1980)  dice sentirse «afortunada». No es para menos. Se ha convertido en una de las cantantes con las que colabora habitualmente Plácido Domingo. «Tenemos mucha simbiosis», comenta la canaria.

Dentro de una semana Rodríguez debuta en un nuevo rol, el de lady Macbeth, de la ópera Macbeth, de Verdi. Y lo hace compartiendo el escenario del Theater an der Wien con el mítico tenor español.

«Desde que cantamos juntos I due Foscari [hace dos años] tanto Plácido como su mujer, que es directora de escena, me están ayudando. Me han dado muchas oportunidades y hacer una ópera de este calibre, en este teatro de Viena es un lujo. Estoy aprendiendo muchísimo», comenta en conversación telefónica.

En abril de este mismo año  debutó en el Liceu de Barcelona como Amelia, en otra ópera de Verdi, Simon Boccanegra. Y también o hizo al abrigo del tenor y barítono -y, a veces, director de orquesta- Plácido Domingo, precisamente cuando éste celebraba el 50º aniversario de su primera aparición en el Gran Teatre.

Para Davinia Rodríguez esta nueva oportunidad al lado de Domingo hace que le «tiemble el pulso». Un papel como el de lady Macbeth «tiene muchos colores diferentes porque es una mujer de mal carácter. Una mujer dominadora, que manipula a su marido a través de la maldad. Es muy ambiciosa. Llevo trabajando el personaje un año porque para interpretarlo necesito descubrir cómo es. He estado leyendo sobre el contexto de la época y la obra, viendo películas,...Todo es poco para acercarse a lady Macbeth», explica.

Este rol, continúa la soprano, «lo puedes hacer o no. O tienes un registro vocal muy extenso,  posees potencia de voz y eres capaz de afrontar las diferentes colores para las florituras, o no lo tienes. Pero con lady Macbeth no puedes inventarte nada. A partir de ahí, de esa exigencia técnica, la parte interpretada del personaje le  añade más dificultad porque es un rol  muy oscuro», insiste la soprano en su definición del carácter de lady Macbeth.   

De hecho, explica, musicalmente «este papel, junto al de Lucrecia, representan los límites de una soprano. Son los roles más difíciles técnica, física y psicológicamente. Tienes que estar al 100%. Por eso, desde que me dieron a entender que tenía la posibilidad de hacerlo me puse a trabajar», explica la cantante de Moya. Toda esa dificultad, añade la soprano, se afronta «con pies de plomo. Tienes que pensar cómo gestionar todo eso apropiadamente».

Rodríguez es consciente de que las condiciones del estreno, como le ocurrió con Il due Foscari, la colocan en una situación de «mucha responsabilidad».

«Soy consciente de lo que afronto, pero estamos haciendo muy buen trabajo. El equipo funciona muy bien y la parte escenográfica, que es un nueva producción de la que se encarga Roland Geyer, también está funcionando muy bien».

Y es que para Davinia Rodríguez afrontar un reto de esta magnitud es estimulante. «Me gusta, la verdad. Cuando repites un rol estás más tranquila y, aunque sigues aprendiendo muchas cosas, porque siempre aprendes, no es lo mismo. Un reto como este lo saboreo. En realidad, es un reto conmigo misma para ver  hasta dónde puedo llegar», reconoce.

En esta nueva producción, explica la soprano, el equipo escénico ha querido que Rodríguez y Domingo se «fundan en uno». Los personajes deben estar «muy conectados» en la escena, y eso requiere, añade la cantante, «que Plácido y yo también lo estemos».

Rodríguez alaba el trabajo del tenor de quien asegura que siendo «el divo por excelencia», porque ha sido todo en la ópera, «es la persona más humilde que te puedas imaginar, igual que su familia. Si necesitas un favor, ahí están. Plácido siempre está dispuesto a ayudar, siempre está disponible, y todo eso hace que subas al escenario más tranquila».

Esa química entre ellos comenzó desde que coincidieron por primera vez cantando la  Carolina de  Luisa  Fernanda.

El equipo artístico de Macbeth ya lleva tres semanas trabajando en Viena preparando el estreno, que tendrá lugar   el domingo 13 de noviembre bajo la batuta de Bertrand de Bill. Además, la cantante actuará en las funciones de los días 17 y 20 de noviembre y de todas ellas se vendieron todas las entradas hace ya más de mes y medio. «Para una nueva producción como esta lo normal es que estemos ensayamos al menos un mes», explica la cantante. «Podría haber estrenado este rol en otra producción y hubiese tenido solo dos semanas para ensayar. Pero he tenido la suerte de que cuando me ha tocado ha sido en una oportunidad de oro. He llegado muy preparada y, como no lo he hecho antes, me adapto a lo que me pide el director fácilmente», explica.

Davinia Rodríguez no descarta más colaboraciones futuras con Plácido Domingo. «Tengo la suerte de tener mucha simbiosis con él y hay siempre cositas que hacer juntos, aunque todo depende de los calendarios. Me considero muy afortunada.  Creo en el destino y que por eso creo que sembrar,  a la larga, trae algo bueno. A mí me queda muchísimo por sembrar, pero ya estoy recogiendo con creces», comenta la cantante.

Rodríguez actuará en su isla al final de la temporada 2017 con la Filarmónica de Gran Canaria. «Estoy deseándolo, porque es mi tierra. No voy a decir que es una responsabilidad mayor que esto, pero tratándose de casa, te da como una jiribilla en el estómago porque te enfrentas a la gente que te conoce de toda la vida», asegura.